miércoles, febrero 8, 2023
Inicio Opinión Pajareando

Pajareando

El comportamiento del Curré

0
El comportamiento del Curré
Tucancillo Verde o Curré. (Foto Adilio Zeledón para EL JORNAL).

(SÁBADO 20 DE NOVIEMBRE, 2021-EL JORNAL). Cuando se sale a Pajarear, entre las muchas experiencias que esperamos encontrar, es poder apreciar el comportamiento de las aves. Con base a este, tenemos elementos que nos ayudan a identificar de qué especie se trata.

Observar su comportamiento nos enseña sobre las aves, ayudando a conocerlas mejor y querer salir en busca de ellas.

Uno de estos comportamientos nos enseñó algo muy asombroso de una de ellas. Estando en un sitio, observábamos que un Curré o Tucancillo Verde (Aulacorhynchus prasinus) salía de un sector de un árbol y se desplazaba dentro del bosque, para luego retornar a mismo sitio, pero con algún animalito o fruto en su pico.   

Prestando atención a sus movimientos, nos llevamos la gran sorpresa que este Tucancillo estaba alimentando a sus (¿?) pichones. Por lo general, según la literatura, este encuba entre 3 o 4 huevos. Ubicado el sitio del nido, nos quedamos gran rato observándolo para poder captar qué tipo de comida acarreaba. Sus salidas eran constantes y de retorno rápido.

Este es el tucancillo más pequeño de Costa Rica. Habita bosques y árboles grandes en áreas abiertas. Es muy inquieto y por lo general se hace acompañar de otros de su especie. Se alimenta de frutos principalmente y en ocasiones de insectos, lagartijas y pichones de otras aves.

Su color es un verde esmeralda todo su cuerpo, con algunas plumas azules en sus alas. Su pico es más pequeño en relación con los otros Tucanes, de colores azul, rojo y amarillo. 

Este comportamiento nos da a entender y conocer su rol dentro de los ecosistemas, dado que anidando y alimentando sus engendros son parte del bosque, donde deben permanecer todas las aves.

Bach. Gestión de Turismo Sostenible/ Guía Turístico ICT 2423

Acosta tiene un pinzón único en el mundo

0
Acosta tiene un pinzón único en el mundo
Este pinzón se observa en Acosta. No existe en otras partes del mundo, excepto Costa Rica. (Foto Tony Corrales)

(MIÉRCOLES 03 DE NOVIEMBRE, 2021-EL JORNAL). La diversidad de aves envuelve todo el planeta. Algunas especies las podemos observar en muchas partes, pero hay algunas excepcionales que se dan solo en una determinada región. Esto es lo que se conoce como endemismo.

Acosta, siendo una región de variados ecosistemas, posee las condiciones para que especies muy particulares se encuentren aquí.

El Saltón Costarricense (Arremon costaricensis) es uno de estos. Familia de los Pinzones, este habita bordes de bosque y charrales enmalezados. Su plumaje no es muy colorido, el dorso, alas y cola son verde oliva, cabeza negra con líneas grises sobre sus ojos. Garganta, pecho y abdomen blancos. Picos y ojos negros.

Se alimenta de insectos y arañas que atrapa entre la vegetación.

Lo importante de este pinzón es que solo se puede observar en los “piedemontes” del sur de Costa Rica únicamente, siendo una especie endémica (única) en el mundo, de ahí su nombre científico de A. costaricensis.

A este pinzón lo ubicamos en la entrada al Portal de La Montaña, en Raizales de Sabanillas de Acosta. El camino divide la montaña de una zona de charral que da a la carretera principal y una pareja saltaba y rebuscaba entre las marañas de la vegetación. Su comportamiento es permanecer dentro de la densidad del follaje, lo que lo hace difícil de observar.

El poder encontrar esta especie nos llena de gozo, ya que el poder observar una especie de condiciones tan limitadas convierten la salida en un éxito.

La presencia de aves con un estatus como este pinzón hacen que la zona de Acosta, en general, sea  extraordinaria para la observación de aves.

Acosta tiene un enorme potencial en este campo: que los costarricenses empiecen a visitar el cantón y descubran un filón de oro en su aviturismo y en su belleza natural, rodeada de montañas, ríos y páramos.

Pinzón tomado en Raizales de Sabanillas de Acosta. (Foto Tony Corrales).

 

*El autor es Bachiller en Gestión Turismo Sostenible/Guía General 2423 ICT/Turismo Ornitológico

Acosta mostró al mundo su potencial en aves

0
Acosta mostró al mundo su potencial en aves

(MIÉRCOLES 02 DE JUNIO, 2021-EL JORNAL). El pasado 8 de mayo se realizó el “Global Big Day”, una celebración de ciencia ciudadana promovida por el Laboratorio de Ornitología de la Universidad de Cornell, en Estados Unidos. Dicha actividad, invita a los aficionados a la observación de aves de todo el mundo para que salgan al campo y compartan sus observaciones a través de la plataforma eBird.

 En ella se pueden registrar listados y adjuntar fotografías, audios o videos de las observaciones realizadas. Estos datos los pueden consultar personas interesadas desde cualquier sitio del mundo.

En Acosta, por primera vez, un grupo de 13 amantes de las aves se organizaron para dar a conocer la diversidad de especies del cantón. Dentro de los participantes destaca un niño de 11 años, así como hombres y mujeres de diversas ocupaciones, pero que comparten el amor por la naturaleza y en especial por las aves.

Se organizaron en cuatro rutas distintas dentro del cantón. Desde el amanecer y hasta el ocaso. Adentrándose en los rincones que aún conservan parte del bosque nativo, lograron identificar en total 186 especies de aves. Esto representa aproximadamente el 20 % de todas las aves que se pueden observar en Costa Rica y casi la mitad de todas las aves que se han observado históricamente en el cantón.

Acosta posee una mezcla particularmente interesante en la que convergen especies de diversas zonas de vida cercanas. Principalmente del bosque húmedo del Pacífico Sur, el bosque seco del Noroeste y las tierras altas de la Cordillera de Talamanca.

Para la próxima celebración del mes de octubre, el equipo de observadores de aves de Acosta espera que el equipo crezca, reuniendo a más personas interesadas en aprender y aportar con el objetivo de mostrarle al mundo las aves que llenan de color y música nuestros valles y montañas.

Colibrí mosca.

LO BUENO DE PAJAREAR

Cuando se sale a pajarear lo más emocionante es el poder observar y escuchar las especies en el bosque y con esta actividad se demuestra que esta zona posee un gran potencial en aves. Dichosamente, podemos hablar de sitios que son claves para poder observar alguna determinada.

Lastimosamente, hablar de aves genera controversia por su contexto, ya que aún se escucha de  personas que  visitan estos sitios con el afán de extraer las especies para su venta como mascotas, poniendo en riesgo esta riqueza, aunado a la pérdida de su hábitat  o contaminación de rios y campos por la fumigación.

Conservemos el bosque, protejamos las especies.

Pibí Sombrío.

 

Pico plano de anteojos.
Grupo de las rutas.

*Artículo escrito por Adilio Antonio Zeledón Meza (Bachiller GestiónTurismo Sostenible).Profesor: Leandro Arias Salazar (Lic. Enseñanzas de las Ciencias Naturales).

Reinita Tigrina, una visitante espectacular

0
Reinita Tigrina, una visitante espectacular

(JUEVES 04 DE MARZO, 2021-EL JORNAL). Ya hemos mencionado anteriormente que la zona de Acosta se ha vuelto un refugio para aves migratorias y residentes.

 Recientemente, amigos de andar Pajareando, me cuentan de la presencia de un ave muy especial en un jardín de una casa en Barrio María Auxiliadora, un kilómetro al suroeste de San Ignacio de Acosta.

Nos apersonamos de inmediato a la casa de Hannia Calderón, quien nos recibe toda emocionada por el acontecimiento en su propiedad. Nos conduce hasta el interior donde se ubica un pequeño jardín, que armoniosamente cuida junto a sus hijos.

Sobre un arbolito de guayaba, con incesante movimiento, estaba una Reinita Tigrina (Setophaga tigrina). Migratoria del norte de América, llega al trópico a finales de noviembre.

Plumaje llamativo color amarillo sobre su pecho y cabeza con coronilla negra. Mancha sobre mejillas color canela. Alas cafés y su pecho rayado con líneas negras. La hembra y juveniles menos coloridos, pero siempre llamativos.

Hannia nos comenta que siempre presta atención a las aves que llegan a su jardín, pero que un día se percató de la presencia de esta avecita tan llamativa. Inmediatamente busco cámara así como el consultar a conocedores sobre esta especie.

Lo maravilloso es que de la Reinita Tigrina hay muy escasas observaciones en el país. Sus registros limitados la convierten en una especie muy buscada por los fotógrafos y observadores de aves, sobre todo, por su especial belleza.

Queda demostrado, una vez más, que la conservación de jardines para atraer aves funciona. Las especies migratorias encuentran en ellos un oasis para su estadía y en compañía de las residentes un refugio de interacción con otras especies.

Agradecemos a la Familia Quesada Calderón por recibirnos en su casa para documentar tan especial avistamiento.

La reinita tigrina es un ave que migra de Norteamérica al país. Es muy difícil de ver. Esta fue captada en Acosta. (Fotos Adilio Zeledón para EL JORNAL).

*Bach en Gestión Turismo Sostenible/ Turismo Ornitológico/ Licencia ICT 2423

Maravillosa presencia de Cormoranes en Las Vegas de Acosta

0
Maravillosa presencia de Cormoranes en Las Vegas de Acosta
Cormorán observado en Las Vegas de Acosta. (ADILIO ZELEDÓN PARA EL JORNAL).

(SÁBADO 27 DE FEBRERO, 2021-EL JORNAL). Hace pocos días, bajo el Conteo Centroamericano de Aves Acuáticas, lo realizamos en la zona de Las Vegas del Parritón y Bijagual de Acosta, zona que se ha caracterizado últimamente por la presencia de aves que rara se veían o nunca se habían visto por ahí.

Dejando la ruta 301 e ingresando al camino que lleva a Las Vegas, nos fuimos a un recodo del río Pirrís, ya que se observaba movimiento en las pozas. Para nuestra sorpresa, un grupo de aproximadamente 70 Cormoranes Neotropicales (Phalacrocorax brasiluanus) pescaban. Estos se zambullían con extrema agilidad y salían a distancia con su presa en el pico.

Otro grupo, entre adultos y jóvenes, permanecían sobre las rocas, con sus alas abiertas o reposando al sol. Según el recorrido que hicimos sobre el margen del río, se pidieron contabilizar cerca de 100 individuos de esta especie.

El Cormorán es un ave de hábitos acuáticos, habita ríos con pozas grandes, estanques, orillas de la playa, desembocaduras de ríos.  Se alimenta principalmente de peses, los que atrapa con agilidad con su pico. De figura delgada, su plumaje entre negro y café cuando son adultos y sus patas palmípedas, como los patos, los hacen nadadores exitosos.

Los ríos; Pirrís, Candelaria y Tiquires, mismos que convergen en esta zona y dan forma al Río Parrita, más la zona altamente plana, ayudan a que formen pozas, suampos y aneguen repastos, aunado a una fauna acuática conformada por peses, ranas y lagartijas, que ayudan a la presencia de aves de extraordinaria belleza.

Procuremos conservar y proteger estos recursos que la madre naturaleza nos da para seguir gozando de su presencia, elementos que, además, están ayudando a la economía del lugar mediante el turismo naturalista.

Bandada de cormoranes en Las Vegas de Acosta. (ADILIO ZELEDÓN PARA EL JORNAL).
Cormoranes alzando vuelo en Las Vegas. (ADILIO ZELEDÓN PARA EL JORNAL).

*Bach. Gestión Turismo Sostenible/ Turismo naturalista/ Licencia ICT 2423

Un búho especial observado en pleno día en Las Vegas de Acosta

0
Un búho especial observado en pleno día en Las Vegas de Acosta
En Acosta cada vez se ven más se ven especies de aves que no era habitual observarlas en este cantón. (FOTO GEINER CASTANTE PARA EL JORNAL).

(SÁBADO 09 DE ENERO, 2021-EL JORNAL). Hace unos días, muy emocionado, me comunica un lector de la columna Pajareando, que había visto un ave de singular belleza.

Nos comenta Geiner Cascante que, andando por la finca de su papá en Las Vegaas de Acota –25 kilómetros al suroeste de San Ignacio–en busca de objetivos para fotografiar, este le había comentado sobre un ave que estaba anidando en un pastizal.

Con gran sigilo se aproximó y lo que vio fue algo maravilloso. Una pareja de Búhos Listados, que cuidaban su nido.

Los búhos son aves nocturnas, por eso el hecho de observarlos durante el día es un acontecimiento.

 El Búho Listado (Pseudoscops clamator) también llamado Búho Gritón, es residente de las tierras bajas de nuestro país. Habita áreas abiertas, como potreros y plantaciones. Suele percharse sobre cables de tendido eléctrico y ramas expuestas para atrapar sus presas. Se alimenta de pequeños roedores, reptiles y algunas aves. Hacen su nido sobre el suelo en la cepa de zacate alto o al pie de algún árbol.

Siempre en pareja, su color es de café en varias tonalidades, mientras su pecho y abdomen son blancos con rayas café oscuro. Sobre su cabeza sobresalen sus orejas cubiertas de plumones negros, dándoles forma de cuernos.

Este avistamiento no es muy usual, ya que rara vez se puede observar en el día y solo en la época de anidación, debido a que resguardan el nido y sus huevos de depredadores, los que ahuyentan lanzándoseles sobre ellos con fiereza.

Actualmente, en la zona de Acosta se han dado registros nuevos de especies que casi nunca se habían visto por estos lados.

Nos comenta Geiner que, en la finca de su papá, él le ha contado que ha observado aves que nunca había visto o que ya no se veían por ahí.

Ojalá que la presencia de nuevas especies sea señal de una conservación del bosque.

 

*Bachiller Adilio Antonio Zeledón Meza /Gestión de Turismo Sostenible/Turismo Ornitológico.

La sociedad de las Cotorras

0
La sociedad de las Cotorras
El contar con árboles con frutos en el jardín ayuda a atraer aves, como estas captadas en Acosta. (FOTO LISBETH MORA PARA EL JORNAL).

 (MARTES 15 DE DICIEMBRE, 2020-EL JORNAL). Desde principios de año hemos estado pendientes de una actividad inusual con un grupo de Pericos. Conocidos como “Cotorras” (Psittacara finschi) tienen su residencia en unas palmeras cerca de nuestra casa.

De color verde todo su plumaje, presentan una mancha roja brillante sobre su frente cuando son adultos y algunos puntos del mismo color entre su cuello y nuca. Viven en parejas durante casi toda su vida y estas se reúnen en palmeras o árboles altos para dormir.

Cerca de 60 individuos conviven entre las palmeras. Temprano en la mañana, cuando se despiertan, salen del nido y se perchan en los arboles altos aledaños, donde las parejas se acicalan, para luego en un vuelo sincronizado salen en grupo en busca de alimento.

Se alimentan de flores, frutos maduros y hojas tiernas, comparten en grupo los árboles para alimentarse.

Cuando se avecina el crepúsculo, realizan la misma acción, pero, al contrario. Llegan los grupos de cotorras y se perchan en los árboles cercanos, para luego, de pareja en pareja se van a las palmeras a dormir.

Los Pericos, como en este caso las Cotorras, se unen en pareja de por vida y conviven en grupos para protegerse de los depredadores y buscar su alimento.

Estos que duermen cerca de la casa son nuestros despertadores naturales y nos embellecen nuestro barrio con sus acrobáticos vuelos que nos anuncian la llegada de la estación seca.

 

*Bach. Gestión Turismo Sostenible /Turismo Ornitológico

Sinfonía de la naturaleza: los Soterréis cantores

0
Sinfonía de la naturaleza: los Soterréis cantores
Los Soterreis son muy buenos cantores, aunque no son muy vistosos. (FOTO ADILIO ZELEDÓN PARA EL JORNAL).

(LUNES 30 DE NOVIEMBRE, 2020-EL JORNAL). Estando en el bosque, solemos escuchar cantos y sonidos, pero no logramos determinar quién es el emisor.

Entre los charrales, matorrales y vegetación tupida, habitan algunas especies de aves que, usando estos hábitats como refugios, se protegen de depredadores, consiguen su alimento y construyen sus nidos. Entre las aves, hay una familia que se caracteriza por usar estos sitios y siempre permanecen ocultos a la vista, pero se pueden escuchar con mucha claridad y deleitarnos con sus melodiosos trinos.

Los Soterréis, familia de los Troglodites, se les conoce así por su estricta costumbre de permanecer ocultos, como en cuevas, entre la vegetación. De las especies que hay en nuestro país, hay uno muy conocido por su canto.

Se le conoce como Chinchirigüi (Cantorchilus modestus), que con sus melodiosos cantos se puede escuchar con regularidad. De cuerpo pequeño, este es de un color poco llamativo; café opaco sobre su dorso, con rufo sobre la base de su cola y abdomen. garganta y pecho blancos con una línea blanca desde la base de su pico hasta el cuello pasando sobre sus ojos y formando una línea blanca a manera de ceja.

Su nombre Chinchirigüi proviene de su canto, ya que el macho emite un carraspeo sinfónico sonando como “chinchííí, chinchííí” y la hembra, muy armoniosamente, le sigue con un “güií”, sonando como un solo canto “Chinchirigüií”.

Su principal alimentación son los insectos, los que atrapa entre la vegetación que circunda.

Dentro de las aves, los Soterréis son de cuerpo pequeño y poco coloridos, pero su canto es uno de los más melodiosos que las aves nos ofrecen. Cada especie de Soterré puede ejecutar hasta seis tipos diferentes de cantos y cada grupo familiar tiene su propia tonalidad.

 

*Bach. Turismo Sostenible / Turismo Ornitológico

 

Maravillas en el Jardín

0
Maravillas en el Jardín
(Lisbeth Mora para EL JORNAL)

(DOMINGO 15 DE NOVIEMBRE, 2020-EL JORNAL). Los enlaces de la naturaleza están tan bien definidos, que si alguno se rompe tarda su tiempo en reponerse o se pierden.

Cada mañana tratamos de observar las actividades de las aves en los alrededores de la casa. Las plantas que, con sus flores, frutos y semillas, aportan un variable «menú» para los visitantes. Los que llegan por el néctar, los que aprovechan de los frutos maduros, los insectos que en las plantas están, en fin, un manjar en todas sus anchas.

La variedad del «menú» es similar a la variedad de especies que se acercan, dándonos la oportunidad de apreciar y disfrutar de su presencia. La agilidad y posturas que desarrollan para sus acciones los hacen una maravilla para las cámaras.   

Las maniobras que realizan las aves para tomar su alimento llaman la atención, ya que para esto han desarrollado habilidades dignas de admiración y que han servido para el hombre en la invención.

Además, hemos logrado ver aves que han nacido en los alrededores del jardín, como el caso de los Toledos (Chiroxiphia linearis), donde los padres han llevado a sus juveniles a disfrutar de las semillas y bayas del “Matapalo” que se producen en este.

El Colibri Coliazul (Amazilia hoffmanii), que de las flores de la Platanilla obtiene el néctar, insectos, arañas y hormigas. Dejándonos admírarlo de cerca con su destreza para volar.

La interacción de las especies en el jardín nos da la oportunidad de poder apreciarlas día a día, y poder ver  cómo los adultos traen a sus críos y luego verlos a ellos disfrutar de las delicias que el jardín les provee con absoluta tranquilidad.

 

Bachiller en Turismo Sostenible /Turismo Ornitológico

 

Amor, hay un Batará en nuestro jardín

0
Amor, hay un Batará en nuestro jardín
El batará hembra observado en un jardín de San Ignacio de Acosta. (Foto Lisbeth Mora para EL JORNAL).

 

(MIÉRCOLES 21 DE OCTUBRE, 2020-EL JORNAL). Cada día que contemplamos el jardín, en donde están floreando “Los Pavones”, Platanillas y Manzanos, y los frutos del “Matapalo” y Aguacatillos están madurando,observamos que este es visitado constantemente por una diversidad de animales; desde insectos, hormigas, ardillas y aves.

Las aves son las que visitan, tanto para comer de sus flores o frutos como para atrapar insectos y otros. Esto ha dado como resultado de que se estén acercando aves que, prácticamente, nunca habíamos visto por estos contornos.

Estas mañanas hemos tenido la sorpresa de ver que se ha estado llegando un “Batará” (Thamanophilus doliatus). De la familia de los hormigueros, se les conoce así por ser de las especies que regularmente siguen las hormigas guerreras o “Ronchadoras” para atrapar los insectos que tratan de huir del paso de las hormigas, para comérselos.

El plumaje de estas aves es muy llamativo, ya que el macho es todo su cuerpo barreteado de blanco y negro, similar color las plumas de su cresta. La hembra difiere, ya que sus plumas son de color marrón; claro en su abdomen y mas oscuro sobre su dorso. Su garganta y cuello barreteados de blanco con negro. Las plumas de su cresta son marrón oscuro brillante.     

Habita matorrales y bordes de bosques. Andan en pareja visitando sitios que haya buena presencia de insectos, como lo es el jardín.

Su canto son sonidos nasales, continos y en ascenso, dando la onomatopeya de “Batararararaá” y de ahí su nombre popular.

El cuido de los jardines para atraer aves, resulta una bella experiencia, que, sin necesidad de tener jaulas, tenemos la hermosa presencia y cantos de una diversidad de ellas.

 

*Bach. Turismo Sostenible / Turismo Ornitológico

 

Lo más visto

Lo más reciente

Locura en el fútbol