Vendedores de humo

blank

(MARTES 26 DE OCTUBRE, 2021-EL JORNAL). El fútbol está lleno de vendedores de humo. Surgen expertos por todas partes de la noche a la mañana. A algunos  les basta con tener un acento distinto al país en que se expresan. A otros una pizarra para trazar flechas y complicar la ecuación, que Ángel Cappa define de una manera hipersencilla: ‘Toco y  me voy’.

Si bien es cierto hoy el fútbol es industrial, sus esencias son las mismas de cuando comenzó a rodar la pelota en Inglaterra: técnica, inteligencia, interpretación y una dosis de azar, porque sin el azar no se va a ningún lado, ni en balompié ni en la vida. Ohh, divino azar, como decía el poeta Pedro Salinas cuando le cantaba al amor.

Acorrada por no saber qué hacer, la Federación Costarricense de Fútbol creó de última hora una Comisión Técnica, para que busque enderezar el navío que lleva como capitán a Luis Fernando Suárez.

La fórmula: presionarlo, hacerle sombra, que tenga a los miembros de esa comisión vigilantes, como si dichos integrantes, entre los que se encuentran Jafet Soto, Rober Garbanzo y Ángel Catalina, tuvieran la varita mágica para saber las respuestas precisas e idóneas que necesita el seleccionado.

No hay que ser muy experto en fútbol para descubrir que la mayor carencia de la Selección pasa por la falta de trabajo y que una semana adicional, si bien puede ayudar en algo, no se vislumba como la solución a todos los males del equipo patrio.

Ahh, vendedores de humo: en este mundo capitalista es una de las profesiones más ejercidas en el orbe. Aquí se anunció a Nacho Ambriz como el gran entrenador que vendría a Costa Rica a dar un vuelco al seleccionado, pero se fue para el Huesca, que aspiraba a retornar en este curso a la Primera División de España, y ayer lo destituyeron porque no ha cumplido con los objetivos pactados.

Era el salvador en aquel momento para la Tricolor. Así se vendió a Gustavo Matosas. Así, también, se vendió a Luis Fernando Suárez, como el salvador en momentos en que se ocupaba disciplina. Error: lo que se necesitaba era fútbol.

Arden las hogueras aquí y en todas partes: los vendedores de humo saben que en tiempos de crisis corren vientos a su favor. Y en la mediocridad pululan los altares a falsos dioses y descubridores. En este contexto, Og Mandino es un aprendiz.

Periodista, escritor y comentarista. Premio Nacional de Periodismo Pío Víquez. Esta columna se publica a diario en FxD y en EL JORNAL

Artículo anteriorMosaico de La Negrita se develará este martes 26 de octubre en el Vaticano
Artículo siguientePersonajes y expediciones a Acosta al celebrarse el 111 aniversario de fundación

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí