U.S.A. LIKE VENEZUELA

blank
Donald Trump y la caricatura del poder en USA.

(JUEVES 07 DE ENERO, 2021-EL JORNAL). Solamente porque siento un respeto muy grande por mi estadista inspirador y su tierra natal, no he querido escribir un artículo proponiendo que ya los Estados Unidos de Norteamérica podrían aspirar a ser como Venezuela, la tierra de sus desvelos.

Si no fuera por eso, hubiera dicho que, para resolver la crisis imperante hoy en USA, se podrían mantener dos Presidentes de facto:  uno, el elegido por 80 millones de votos y ratificado por tribunales, cámaras, caucus, etc. y otro, que no quiere jalar y que podríamos llamar el “presidente encargado”, como hicieron los mismos confederados de Washington con el acezante White Dog, que se mantuvo cuatro años en las márgenes del poder caraqueño, pero con el reconocimiento de casi 50 naciones, aunque otras 190 lo desconocían, y ahora lo desconocen todas… (El Grupo de Lima le seguiría siendo fiel.).

Así, tendríamos que Joe Biden gobernaría con todos los poderes a la mano, y el orate Trump seguiría gritando en los alrededores del Mall. Esto sería hasta que se cansara y, ya sea que Melanie lo interne en un manicomio o que los juicios incoados rindan sus frutos y lo pasen a la de Alcatraz.

Donald contaría de inmediato con el reconocimiento de la OEA, y Biden se quedaría con el de la ONU, la OTAN, la OCDE y demás siglas imperantes en el mundo civilizado.

Después de todo, desde aquel America for the americans, de Monroe, los gringos se han querido parecer siempre a la gran Venezuela y por eso la han tenido bajo la mira, y si no hubiera sido por la ideología anfictiónica de mi admirado Simón Bolívar, hoy todos estaríamos aquí hablando inglés, en vez de pachuco.

Ya Trump sabe cómo se hace eso de los reconocimientos diplomáticos y los atentados con drones (que lo diga Maduro), de modo que no le va a costar mucho acostumbrarse a seguir haciendo de payaso como con tanto desmadre lo ha hecho por cuatro años.

Todo eso podría decir, pero no creo que mi admirada Venezuela de Bolívar quiera compararse con la nueva banana republic del norte. Y por eso me callo.

 

*El autor es Escritor y periodista.

Artículo anteriorEl fútbol mueve montañas
Artículo siguienteLa Copa Costa Rica

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí