La remontada del Real Madrid y el repechaje

blank

(MIÉRCOLES 13 DE ABRIL, 2022-EL JORNAL). El pase de Modrić a Rodrygo ya circula en Internet como una obra de arte y pronto será ubicado al lado de la monalisa en el Museo del Louvre.

La parada de Curtois cuando el marcador iba tres a cero ya es leyenda en las vitrinas del Real Madrid. Y la asistencia de Vinicius a Benzema en la prórroga es una exquisitez y un boleto a semifinales. Todo ello presenta un universo del más puro romanticismo alemán dieciochesco y nos deja un cuadro impecable para la historia y la tertulia.

Lo cierto del caso; sin embargo, es que el Real Madrid jugó mal, muy mal, durante 82 minutos ante el Chalsea y fue la mágica remontada la que disimuló todo, pero si ese partido lo hubiera dirigido Bilardo, habría acabado en el salón de psiquiatría del Gregorio Marañón.

La moraleja del partido es que en fútbol nada se puede dar por descontado: ¿quién que hubiese observado el primer juego habría apostado por un 3 a 0 en el Bernabéu en el 75 a favor del Chalsea? Nadie, posiblemente, ni el propio Tuchel, que al hacer unos cuantos cambios, en especial la inclusión de Marcos Alonso, le dio un nuevo giro al encuentro.

De forma tal, que los ecos de esa remontada del Real Madrid frente a los ‘blues’ en la Champions, también podría ser una advertencia para la Selección de Costa Rica. En el país existe una sensación de que lo del repechaje con Nueva Zelanda será un martes de trámite. Que ya está hecho, que la Tricolor estará en el Mundial de Catar 2022 por el simple hecho de que es un mejor equipo.

Y en fútbol eso es dispararse en el pie. En fútbol no hay, como en la vida, verdades absolutas. Así que ese juego hay que afrontarlo con exigencias máximas en todo sentido. Una mala jugada, un despiste, un detalle, bastan para echar por la borda un cierre de eliminatoria meritorio.

No hay que engañarse: las remontadas en el Santiago Bernabéu son patrimonio del Real Madrid y ahí ocurren como una mezcla de caos, escudo, historia, afición y azar, divino azar, como diría el poeta Pedro Salinas, azar que gusta de vestirse de blanco las más de las veces.

Costa Rica no obstante está avisado y es mejor no tirar de suficiencia, porque esos partidos, como el de ayer entre el Real Madrid y Chalsea, llenan las ‘UCIs” innecesariamente.

Periodista, escritor y comentarista. Premio Nacional de Periodismo Pío Víquez. Esta columna se publica a diario en FxD y en EL JORNAL

Artículo anteriorA Geiner le queda grande el Cartaginés
Artículo siguienteNada cambiará con el hijo del guardaespaldas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí