El rezago de Saprissa

blank

(VIERNES 28 DE SEPTIEMBRE, 2021-EL JORNAL). Aquellos tiempos, en los que pasar de la Liga a Saprissa o viceversa era un pecado capital, desaparecieron de la faz de la tierra y de ellos solo quedan vagos ecos para las tertulias pospuestas de los años ochentas y noventas.

Hoy el fútbol es una industria en toda regla. Y es tan así que al campo por lo general salen millonarios a jugar sin haber revasado la edad de 25 años. En Europa esto es pan de cada día. En Costa Rica no anda en esos parámetros, pero la mayoría de futbolistas viven mucho mejor que sus predecesores de finales del siglo pasado.

Lo de Celso Borges, por lo tanto, no admite discusión. La propuesta que le ofreció la Liga era indudablemente mejor que lo sugerido por Saprissa, y el volante, que sabe de números y de balances, no dudó ni un instante en vincularse al equipo rojinegro.

Los más románticos lo recordarán como un jugador que salió de las entrañas del Monstruo, pero eso, como lo dijo el propio futbolista, es pasado. El presente de hoy es un fútbol en el que la identidad con unos colores ya no existe. El beso al escudo cuando llegan a un determinado club es un ritual vacío, un chiste de mal gusto.

 Todos los jugadores que firman con el Real Madrid aseguran haber soñado de niños con vestir esa camiseta, aunque probablemente ni siquiera habían oído hablar del equipo blanco.

Lo de Celso está zanjado. Alajuelense, desde el punto de vista administrativo, es hoy una institución más fuerte que Saprissa. Y el mediocampista ha elegido al bando con más proyección económica y deportiva.

Su NO a los morados, sí debería ser motivo de preocupación para los saprissistas, que en esa carrera con los manudos pierden por más de una cabeza.

Saprissa, que es una gran institución nacional, como decía don Enrique Weisleder, no ha tenido la visión de transformar todo su poderío en una organización sólida, y esto no es de hoy, viene desde los tiempos de Enrique Artiñano, que remiten a mediados de los años noventa.

A Saprissa lo ha salvado el espíritu de equipo glorioso, pero es un club de Primera División con una visión administrativa de segunda categoría, y eso viene de lejos.

Periodista, escritor y comentarista. Premio Nacional de Periodismo Pío Víquez

Artículo anteriorEsperando al mesías
Artículo siguienteEl Sheriff es un equipo de ciencia ficción

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí