Suspenso y sentido común

(MIÉRCOLES 13 DE MAYO, 2021-EL JORNAL). Un cierre de campeonato con suspenso, como si fuera una capítulo de “Blacklist”, junto con el sentido común de por medio es posible en el fútbol de Costa Rica, y ya se sabe que la incertidumbre, la duda, el no saber qué ocurrirá en la jornada de turno, le dan un carisma y un matiz especial al certamen.

Por lo tanto, la primera parte de la fórmula empleada por Unafut en los torneos de Apertura y Clausura es la indicada, para un balompié como el nuestro que debe impulsar la “movilidad social” de los equipos, es decir, que en este torneo Santos haya tenido la posibilidad de meterse en las semifinales y en un futuro lo hagan Jicaral, San Carlos y clubes que con un presupuesto más limitado que los grandes, puedan competir.

Lo que no está bien es carecer de claridad a la hora de establecer las reglas de juego, y se abran vacíos legales que luego son aprovechados por los equipos para salvaguardar, de manera legítima, sus intereses.

Jugar dos torneos que están ligados entre sí por el descenso y por las plazas a las competiciones centroamericanas, pero que cada cual se juege con reglas distintas, es un error mayúsculo, que abre portillos jurídicos para futuros reclamos.

Y es altamente probable que los reclamos, tras la conclusión de la liguilla del descenso, aparezcan. Si fuese Limón, por ejemplo, ustedes creen que se quedarán cruzados de brazos.

Y si es Sporting, que en el Apertura terminó de noveno en la general, pero debió disputar la liguilla con Grecia, ¿se limitarán a plaudir porque regresan a la segunda categoría?  Y si son precisamente los “griegos”, ¿van a irse en silencio para la Segunda División?

¿Verdad que no? Y es que hay muchos intereses en juego. No es lo mismo desde ningún punto de vista ser un equipo de primera que de segunda categoría.

El que todo se defina en una última fecha es un “hit” que se apunta a su favor la Unafut, pero la resolución del no descenso es un quebradero de cabeza que deberá afrontar en las próximas semanas.

Periodista, escritor y comentarista. Premio Nacional de Periodismo Pío Víquez.

Artículo anteriorFantasmas sorprenden a Marineros y Escazuceña
Artículo siguienteYa puede hacer sus consultas legales gratis