Saprissa es un limbo

blank

(JUEVES 04 DE ENERO, 2021-EL JORNAL). Saprissa vive en un limbo. Ayer lo demostró una vez más. Es un equipo que no ofrece garantías de ningún tipo. Mientras se desenvuelve en ese mundo indeciso, su archirrival Alajuelense anda de rey Midas, todo lo que toca lo convierte en oro.

Ayer, en el Morera Soto, la Liga no necesitó desplegar todo su potencial para vencer a un Saprissa que se parece mucho a su técnico. Hoy tiene una gran jornada. Y mañana vuelve a la experimentación. Nos gusta Wálter Centeno como proyecto de entrenador porque tiene esos aires de grandeza que lo caracterizaron como futbolista, pero todavía tiene mucho camino por recorrer. En ese ínterin tendrá que llenar de apuntes su cuaderno de notas.

Alajuelense, en cambio, sumó en un mes un título nacional más – su corona número 30—y un nuevo cetro de la Concacaf.

Tiene, además, un equipo en el que los jóvenes como Jurgens Montenegro, Adrián Alonso Martínez, Carlos Mora, Brando Aguilar, Giancarlo Castro y el propio Barlon Sequeira se abren paso entre los jugadores connotados de la plantilla.

En la final de la Concacaf Saprissa tenía que ser más de lo que había sido en las últimas jornadas para superar a su oponente y fue casi lo mismo de siempre: oscuridad en su zaga y luces intermientes del mediocampo hacia adelante.

Un equipo tan tradicional y con tanta historia como Saprissa debe entender que sus aficionados esperan mucho más del equipo. El resultado de 3 a 2 maquilló la noche de ayer, pero lo cierto del caso fue que a la Liga le bastó una marcha de más para marcar la diferencia.

Saprissa, en definitiva, es un limbo y un mar de incertidumbres; la Liga hoy es carnaval y comparsa.

 Periodista, escritor y comentarista. Premio Nacional de Periodismo Píoquez.

Artículo anteriorDos gallos no caben en un mismo corral
Artículo siguienteCarnaval en los banquillos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí