(LUNES 19 DE OCTUBRE, 2020-EL JORNAL). Los mares del mundo están repletos de redes de nylon y con ello alteran los ecosistemas marinos, según el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés), que volvió a reiterar en una información difundida este lunes, la importancia de crear conciencia en pescadores sobre este grave problema.

Las redes afectan a toda la diversidad marina y son un verdadero problema, que se da por múltiples factores, entre ellos el descuido de los propios pescadores.

El experto Lorin Hancock explicaba de esta manera la incidencia de las redes en la vida en el mar.

«Las redes fantasma no solo capturan peces: también enredan a las tortugas marinas, delfines, marsopas, aves, tiburones, focas y muchas especies más. La mayoría de las veces estos animales quedan atrapados accidentalmente en estas redes ya que son incapaces de detectarlas visualmente o por sonar. Entonces, las redes impiden que los animales se muevan libremente, provocan lesiones y evitan que los mamíferos y las aves suban a la superficie en busca de aire». 

La WWF estima que hay al menos un millón de toneladas solo en redes marinas, conocidas también como redes fantasma, abandonadas en los distintos océanos del mundo.

 

Artículo anteriorEvo Morales evoca a Evita Perón tras victoria de su candidato en elecciones en Bolivia
Artículo siguienteCrónicas marcianas