Lo de Herediano es más que un fiasco

blank

(VIERNES 16 DE SEPTIEMBRE, 2022-EL JORNAL). En la selva. En la selva de los siglos perdidos. Por ahí transita el Herediano en Concacaf y de paso el fútbol de Costa Rica, que con el paso del tiempo se hace más pequeño, menos trascendente, más endeble y más predecible de lo que creemos.

Herediano no es un equipo cualquiera. Tiene 30 títulos en su haber y es el flamante líder general de nuestro campeonato; sin embargo, ante el Real España no rubricó esa metáfora de Jafet Soto de que es un tigre suelto, y ya sabemos que un tigre suelto por media Avenida Central es peligroso.

Fuera de Concacaf y de Concachampions. No veo forma de defender un tropiezo como este. Decir, como lo hizo Medford, que habían aplastado al rival pero sin hacerle daño, es maltratar el idioma de Cervantes hasta el extremo y tener poca autocrítica.

Lo cierto del caso, es que el equipo, ayer, por ejemplo, cuando necesitaba respuestas no las tuvo ni en el banquillo ni en el campo.

El momento del equipo florense en el campeonato es más que bueno, puesto que es puntero indiscutible, pero que haya hecho una presentación tan pobre frente a los catrachos en la serie (4 a 1), es un síntoma de un mal mayor y ha de poner en alerta al fútbol nacional.

Lo del Herediano es más que un fiasco, porque enciende todas las alarmas de nuestro fútbol que, como decíamos en la columna del jueves, debe recobrar la hegemonía de sus mejores años, en los que a los débiles se les goleaba y a los buenos equipos se les ganaba con solvencia.

Periodista, escritor y comentarista. Premio Nacional de Periodismo Pío Víquez. Esta columna se publica a diario en FxD y en EL JORNAL

Artículo anteriorHegemonía en Centroamérica
Artículo siguienteHoras de incertidumbre

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí