La cruda verdad

(LUNES 06 DE SEPTIEMBRE, 2021-EL JORNAL). “Nunca es triste la verdad, lo que no tiene es remedio”, dicen unos versos de “Sinceramente tuyo”, de Joan Manuel Serrat.

Y eso es lo que hoy vive la Selección Nacional, víctima de los errores dirigenciales reiterados a lo largo de los últimos siete años, porque esto no viene de ahora, y por eso en la cancha vemos a un equipo errático, torpe, sin contundencia y avasallado en este caso por un México que con una marcha menor tuvo siempre el control de las acciones en el Estadio Nacional.

Las ilusiones, que siempre se encienden cuando comienza una eliminatoria, hacían prever que Costa Rica podía sumar siete de los nueve puntos, así lo dijo el Presidente de la Federación Rodolfo Villalobos, pero la realidad dicta otro horizonte.

Hoy, vistos los restantes siete equipos de la octogonal, la Selección no está por encima de ninguna. Ya vimos contra Panamá cómo se obtuvo un punto milagrosamente y el comportamiento de hondureños, canadienses, estadounidenses y salvadoreños no está por debajo de lo que pueda presentar la Tricolor.

Ni siquiera Jamaica, rival del próximo miércoles, podría decirse que está peor que Costa Rica, pese a la derrota estrepitosa de 3 a 0 frente a los canaleros.

La distancia entre Catar y Costa Rica es de 13,759 kilómetros: la misma distancia que hay entre el seleccionado y el Mundial de 2022 en ese país.

Por más que el entrenador Luis Fernando Suárez diga que existen condiciones para clasificar, que las hay matemáticamente, lo que dicta la cancha es otro panorama. Es una Selección que carece de juego de conjunto. Costa Rica es hoy una suma de individualidades intrascendentes en el terreno de juego.

Contra Panamá, la Selección fue una caricatura de equipo. Ante México no hubo leve mejoría, como se nos quiere hacer creer. Ese es un eufemismo que busca consuelo en medio del desierto que es hoy la Tricolor.

Aparte de la azarosa acción de Fuller, que puede pasar en cualquier partido, no vi una jugada hilvanada del equipo nacional que me diera la más mínima pista de que este equipo tiene el trabajo, los automatismos y el guion claro para coronar su faena en tierras cataríes.

Lleva razón Serrat: “Nunca es triste la verdad, lo que no tiene es remedio”.

 Periodista, escritor y comentarista. Premio Nacional de Periodismo Pío Víquez.

Artículo anteriorHay que ampliar el acceso humanitario
Artículo siguienteColegas: ¡me dan tristeza!

1 COMENTARIO

  1. 1. «…he propuesto una reflexión que se aleja en puntos sustanciales de la opinión posmoderna. Supongo en ella que hay diversos campos de verdad según niveles distintos de consideración de lo real -es de las ciencias experimentales, el de los estudios históricos, el de la literatura, el de la mitología, el del juego, etc.- y que la falsedad más peligrosa estriba en tratar de sostener la verdad correspondiente a uno de esos campos, en el terreno de otro. Lo cual no impide que la verdad objetiva en el plano adecuado sea algo no sólo posible sino intelectualmente imprescindible para una mente sana»
    Fernando Savater, «La vida eterna»

    2. «La , la búsqueda de la verdad, son cosas difíciles; y si el hombre se comporta aquí de un modo demasiado humano -il necherche le vrai que pour faire de bien (no busca la verdad más que para hacer el bien)-, ¡apuesto a que no encuentra nada!»
    Friedrich Nietzache, «Más allá del bien y del mal»

Los comentarios están cerrados.