El lenguaje de los entrenadores

(LUNES 15 DE MARZO, 2021-EL JORNAL). El lenguaje de los entrenadores pasa muchas veces solo por una faceta: la técnico-táctica y ahí hacen morir todo su caudal, como un río que se precipita hacia el mar inmenso.

Sin embargo, el fútbol es mucho más. Se decía en antaño, que el equipo era la expresión de un pueblo y por ende, el retrato vivo de su director técnico.

Hoy todo, o casi todo, se ha reducido a esa idea anacrónica de lo técnico-táctico, que es importante, pero no el único factor a ver en un juego.

Por eso, cuando hablan los técnicos sin esas armaduras de hierro que suelen llevar puestas, es necesario escucharlos.

Paulo César Wanchope, al que le ha costado un mundo que Pérez Zeledón juegue al menos un diez por ciento de lo que pretende, ha dicho que mejoran despasito, como si fuera en un vals ejecutado en una sala de lujo en viena. Lo que evidencia que entre la realidad y el hecho hay mucho trecho, como replicaría nuestro pícaro campesino.

Y Roy Myers admite lo que todos vemos, no obstante, se agradece la concesión: que su Saprissa no juega a lo que él aspira.

Gilberto “El Tuma” Martínez, unos minutos después de que Grecia había empatado sin goles ante Sporting, se quejaba de que a los jugadores ticos les cuesta mucho mantener una regularidad entre uno y otro partido, y que se preparan mentalmente, sobre todo, para jugar contra los equipos grandes.

En ese coctel de criterios, lo que queda claro es que una cosa es la teoría y otra la realidad que se vive en el campo, donde ya hace muchos años César Luis Menotti se lamentaba de que a los futbolistas no siempre los dejan expresarse.

El fútbol debería tener más creatividad, alegría, riesgo, emoción, pero sucede lo contrario. Ya lo decía, también, Jorge Valdano de que se habla tanto de bloques que aquello termina siendo una fortaleza.

La esencia del fútbol, que es “engaño” y capacidad de fabulación, ha sido sustituida por una fría pizarra. Por eso, cuando hablan los técnicos y se salen del molde, hay que escucharlos.

 

Periodista, escritor y comentarista. Premio Nacional de Periodismo Pío Víquez.

Artículo anteriorEl síndrome de Douglas Sequeira
Artículo siguienteGobierno toleró entrega de datos a empresarios cercanos