El elefante rosado de Douglas Sequeira

blank

(MARTES 24 MARZO, 2021-EL JORNAL). Cuando uno creía que lo había escuchado todo, viene Douglas Sequeira a decir que ha hecho “un trabajo espectacular” al frente de la Sub 23. Esta columna, para hacer honor a su nombre, debería de terminar aquí. Es decir: Punto Final.

Es más que increíble la falta de tacto que tiene el señor Sequeira al hacer tal afirmación, porque la dice en el momento menos oportuno, y si esa es su capacidad de análisis, no me imagino qué sucede puertas adentro de la Selección.

La historia es muy simple. Si usted está, por ejemplo, en una parada de bus o de tren en espera de que llegue su transporte para movilizarse a un determinado destino y le pasa un elefante rosado por el frente, que mide dos metros de altura y pesa cinco toneladas, y usted no lo ve, difícilmente lo van a contratar en un futuro para ser controlista en un aeropuerto.

Al entrenador de la Selección Sub23 le pasó por el frente no uno, sino dos elefantes rosados de dos metros de altura y cinco toneladas de peso, y no los vio siquiera asomarse.

Ante ello, de nuevo, las baterías no deben enfocarse en el mensajero, sino en el administrador. Es decir, ¿dónde está y qué dice Rodolfo Villalobos, presidente de la Federación, tras la eliminación?

Es ridículo que la Federación sacara un comunicado diciendo que hasta que no se jugara el partido contra República Dominicana no podían dar un criterio. ¿Para qué esperar si la obra ya está más que observada? ¿Será que piensan, como el señor Sequeira, de que detrás de escena todo fue espectacular, pero que a la hora de las horas fallaron las luces, el decorado y la calidad de los actores?

En la Federación de Fútbol debieran perdirle a la RAE un taller, exclusivo, para que uno de sus expertos les explique los alcances, la etimología y lo que significan fracaso y mediocridad; ah, y de paso, que les aclare cómo percatarse cuando en sus propias narices les pasa un elefante rosado de dos metros de altura y cinco toneladas de peso, para que no los vaya a aplastar el gigantesco animal.

 

Periodista, escritor y comentarista. Premio Nacional de Periodismo Pío Víquez.

Artículo anteriorAsesoría legal gratuita para familias costarricenses
Artículo siguienteEl llanto del “hubiera”

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí