El camino del fútbol costarricense

(LUNES 22 DE FEBRERO, 2021-EL JORNAL). Álvaro Benito, exjugador del Real Madrid y hoy comentarista de Movistar España, dejaba un dato demoledor: el Bayern Múnich corre una media de 20 kilómetros más que sus rivales en Europa.

Y aunque el fútbol no es solo correr. La que debe de correr es la pelota. El dato suministrado por Benito sí evidencia que el juego de los alemanes tiene, además de técnica, la intensidad suficiente para en el cómputo general batir a sus adversarios.

El juego Guadalupe-Grecia, que terminó empatado a uno, mostró buenos trazos de intensidad. Hubo un afán de jugar siempre sin perder tiempo en fingir lesiones o demorar la acción en saques de banda.

Detrás de Guadalupe está Alexander Vargas, un técnico joven, que ha demostrado buen manejo del grupo y que en cada partido evidencia que quiere arriesgar a partir de un orden claramente establecido. En la acera de enfrente tuvo a Gilberto El Tuma Martínez, que aunque apenas dirige sus primeros juegos en la Primera División, trae esa inquietud de que el fútbol de hoy debe tener esa intensidad que marque diferencias.

No se me entienda mal: no basta con que solo haya intensidad, pero a la inversa tampoco: ya no es suficiente solo la técnica para triunfar en el balompié actual.

Hecha la aclaración, merece destacarse el partido que ambos equipos disputaron en la fecha nueve del Clausura: hubo jugadas espectaculares, que de haber terminado en gol hubiesen perfectamente competido para el Puskas, en especial una chilena de Frank Zamora a pase de Josimar Pemberton. Fantástica acción.

La intensidad con que se jugó Guadalupe-Grecia es a la que debería apuntar el fútbol costarricense para estar al corriente de lo que pasa en el mundo. Ojalá que los otros equipos “se contagien” de ese afán de subir al menos un par de velocidades nuestro torneo.

Ayer quedó demostrado que al lado del cálculo puede haber buen fútbol y que pese a las limitaciones, sobre todo económicas, aquí también podemos ver juegos más dinámicos y sin ese temor extremo a no perder.

 

Periodista, escritor y comentarista. Premio Nacional de Periodismo Pío Víquez.

Artículo anteriorFútbol real o de ‘playstation’
Artículo siguienteClase magistral de Ancelotti