Bienvenido al club, señor Centeno

blank

(LUNES 08 DE ENERO, 2021-EL JORNAL). Walter Centeno fue recibido en el Saprissa como el entrenador del presente y del futuro, y como el “rey Paté” que la afición estaba esperando.

Dos años y medio después, aquel cuento de hadas terminó en pesadilla, pese al título nacional y el de Concacaf que ganó el entrenador hoy destituido.

Aunque la palabra “proceso” es de las más maltratadas en el fútbol Costa Rica, cuando Centeno llegó al equipo morado daba la sensación de que era prematuro. Dejaba a Grecia de manera abrupta para fichar por el equipo con el que consiguió la gloria como jugador.

Llegó con el mensaje mesiánico de que iba a ser fiel a un fútbol creativo, de posesión de la pelota y con respeto por la estética por encima de los resultados. La promesa era música no solo para los saprissistas, sino también para quienes amamos el fútbo bien jugado por encima de cualquier consideración.

Poco a poco aquel discurso se fue resquebrajando porque la realidad y la teoría aparecían distantes. Y el técnico, obligado por las circunstancias, empezó a hacer concesiones y así fue ajustendose a lo que le exigía el día a día.

Al final no logr

ó ni el fútbol arte ni consiguió los resultados que demanda un equipo como el Saprissa. La afición, ya desesperada, se traicionó así misma y pidió la cabeza de su “rey” en numerosas ocasiones, hasta que surgió la final de la Concacaf y el clásico de ayer, y se volvió materialmente imposible para la directiva morada mantenerle en el cargo.

Ingresa de esta manera Centeno al verdadero club de los entrenadores, quienes siempre duermen con una mano en la valija para hacer viaje en cualquier momento.

La gran pregunta que debe rondar ahora a quienes pensamos que Centeno es un buen prospecto de técnico es: ¿dónde seguirá ahora la carrera de este entrenador?

Lo que viene es mucho más importante que su fichaje por el Saprissa. Ahora veremos la verdadera madera con que está hecho para sobrevivir al exigente y complejo universo del fútbol.

 

Periodista, escritor y comentarista. Premio Nacional de Periodismo Píoquez.

Artículo anteriorCarnaval en los banquillos
Artículo siguienteSaprissa versus el Deportivo Patito

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí