Al Saprissa no se puede ir por ‘algo’

blank

(JUEVES 12 DE MAYO -2022- EL JORNAL). Saprissa contra todos los pronósticos está a las puertas de una clasificación milagrosa. Mérito del técnico y del equipo. Y complicidad de sus rivales.

Esta vez el turno le tocó al Sporting. Un club que «debió llevarse ‘algo’»,  dijo su entrenador José Giacone.

Ya se sabe, sin embargo, que al Ricardo Saprissa no se puede ir por ‘algo’, porque de seguro se sale sin nada. Es la ley del fútbol. Es la ley de la vida.

El Sporting fue cauto y calculador y el único plan era el cero a cero, una vez roto este, solo quedaba la deriva.

Y mientras tanto, el Monstruo emergía de las profunidades, dispuesto a arrebatarle el cupo a San Carlos y al propio Guadalupe. Dependerá de ambos si finalmente Saprissa termina en las semifinales.

Ganar cinco juegos seguidos tiene una enorme dificultad, sobre todo para mantenerse enfocado en un objetivo que quema a cada paso.

La realidad es que Saprissa consigue soñar con la segunda fase por esfuerzo propio y guiños ajenos. Con esa falta de contundencia de los equipos pequeños en la hora grande.

Ayer, en el Ricardo Saprissa, fue más que evidente que Sporting, que llegaba a lo que ellos denominaron una final, nunca apostó por el triunfo, sino en lograr un punto y jugarse la vida en el Carlos Ugalde. La ecuación demandaba una lectura y una conclusión distinta, pero el entrenador quería llevarse ‘algo’.

Muchas veces, sin darnos, cuenta el lenguaje nos traiciona o nos retrata. Y cuando se piensa en pequeñito, como un verdedero tiquito, el resultadito termina siendo estrechito. Válgame Dios, qué cultura la de ir por la vida con mínimos y disminutivos a cuestas.

Saprissa, a diferencia de los equipos que está a punto de desplazar, piensa en grande. Desde que el equipo era un infantil y luego juvenil, ya eran ‘agrandados’, ya los iban a recibir al aeropuerto, como si fueran un equipo de Primera División.

Pese a todo, aposté a que Saprissa no clasificaba por los numerosos obstáculos que debía superar. San Carlos tiene la última palabra y en medio la Liga. Se vienen días movidos pase lo que pase.

Periodista, escritor y comentarista. Premio Nacional de Periodismo Pío Víquez. Esta columna se publica a diario en FxD y en EL JORNAL

Artículo anteriorEl mensaje cifrado de Jeaustin a la Liga
Artículo siguienteLa Liga se viste de morado

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí