Unafut debe salir de las sombras

blank

(JUEVES 20 DE ENERO, 2022-EL JORNAL). La Unafut debe aprovechar la oportunidad de que cambiará de la figura de presidente a presidente ejecutivo para convertirse en una liga con sus propios atributos y que salga de una vez y para siempre de las sombras en que ha operado.

La labor de Julián Solano fue buena, si se toma en cuenta que las riendas verdaderas de la organización no las llevaba él, sino que el grupo de presidentes son los que en verdad hacen y deshacen en la Unafut.
A partir del 17 de febrero, en que se eligirá al nuevo jerarca, dentro de la reorganización que tienen prevista, deben de darle al elegido los poderes necesarios para enrumbar al ente rector de la Primera División por nuevos caminos, que le permitan modernizarse en todas sus estructuras.

Lo primero es definir un campeonato más atractivo y que puede reflejar mejor cuál es el equipo que realmente hizo la diferencia, y no necesariamente aquel que tiene el “expertis” para jugar las fases finales, como ocurre con tanta frecuencia.

Paralelo a ello, la Unafut debería de diseñar un torneo de copa con todas sus luces y aspiraciones, en las que involucre la participación del fútbol aficionado para de esta manera acercar el fútbol al aficionado.

El mejor ejemplo es hoy la Copa del Rey, que despierta un interés extraordinario en los pueblos de España por la posibilidad de que lleguen a jugar de visita el Real Madrid, el Barcelona, el Valencia, el Atlético de Madrid, la Real Sociedad y el Athletic de Bilbao, uno de los equipos que más trofeos acumula en esta competición con 21 cetros.

Modernizar, modernizar, modernizar el fútbol costarricense: ese es el gran retro de Unafut, a la que algunos le auguran la desaparición si no logra entroncar con nuevos horizontes.

Y la salida de Solano, quien tuvo el mérito de mantenerse más de siete años en el cargo, es una oportunidad para que le den un giro de guion a la Unafut, que necesita nuevos aires y pulir sus competencias para hacer del torneo al menos el mejor de Centroamérica, y así salir de las sombras, porque la Unafut parece siempre estar en un segundo plano.

 

Periodista, escritor y comentarista. Premio Nacional de Periodismo Pío Víquez. Esta columna se publica a diario en FxD y en EL JORNAL

Artículo anteriorDembelé tiene en jaque al Barça
Artículo siguienteLa realidad de nuestro fútbol

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí