Sanción ejemplar de la MLS

blank

(MIÉRCOLES 26 DE OCTUBRE, 2022-EL JORNAL). La sanción de la MLS a Riqui Puig, por fingir una falta en el minuto 11 en el juego entre Los Ángeles Fútbol Club (LAFC) y Los Ángeles Galaxy (LA Galaxy) es un proceder digno de imitar en el mundo entero.

En ese partido, Puig trató de confundir al árbitro para que pitara penal y salió con una tarjeta amarilla y la posterior sanción económica, no precisada, del Comité Disciplinario de la MLS.

Ya basta de actores de quinta categoría en los campos de fútbol. Necesitamos jugadores comprometidos con el espectáculo. Para una mala película siempre está Hollywood.

Lo que sucedió en las semifinales estadounidenses, de la conferencia del oeste, no es ajeno a lo que ocurre en nuestro fútbol.

Hemos visto rodar a futbolistas como si el golpe fuese casi mortal, con la preocupación que genera entre los cuerpos médicos y los familiares, y luego ponerse de pie como si nada hubiese pasado.

Es hora de que en este sentido se tomen medidas: jugador que finge, ya sea una acción o una agresión: a la calle. Después de unas cuantas expulsiones, los equipos tendrán que tomar medidas e incluso establecer sus propias sanciones.

El fútbol es el mayor espectáculo del mundo del deporte, pero con actores de tan escasa categoría solo se logra el bochorno.

De modo tal, que si no hay un comportamiento acorde con lo que significa ser un jugador profesional, deben aplicarse medidas disciplinarias.

Nuestro fútbol, si verdaderamente quiere mejorar, debe seguir los pasos de la MLS.

Periodista, escritor y comentarista. Premio Nacional de Periodismo Pío Víquez. Esta columna se publica a diario en FxD y en EL JORNAL

Artículo anteriorJeaustin Campos merece dirigir a la Selección en el futuro
Artículo siguienteAlajuelense juega con fuego

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí