Puritanismo a la tica

blank

(VIERENES 29 DE OCTUBRE, 2021-EL JORNAL). Una consulta a la Sala Cuarta, que también está llena de sorpresas y fantasmas, echó de momento por tierra el proyecto de ley que pretendía autorizar el patrocinio y la publicidad de bebidas alcohólicas en el deporte costarricense.

El líder de esa iniciativa es José María Villalta, quien supuestamente es un diputado de izquierda, aunque en el Frente Amplio no tengan ni idea de qué es la izquierda, ni tengan idea de qué representó el verdadero Partido Comunista de Costa Rica, conocido por muchos años como Vanguardia Popular.

La mención viene a cuento porque Villalta y diez congresitas más son más papistas que el Papa y se amparan, en dicha consulta, en supuestas lesiones que se le pueden causar a la niñez por la publicidad en disputada.

Una vez le preguntaron a José Samarago, Premio Nobel de Literatura 1998, si él estaba de acuerdo en que se legalizara el consumo de drogas, para combatir las ventas clandestinas, y Saramago, un comunista hormonal, como se definió y fue toda la vida, contestó: “Yo estoy de acuerdo en que se legalice el pan”.

Quieren Villalta y compañía proteger a nuestra niñez, bueno, entonces, impulsen políticas para contar con mejores maestros y profesores, para que no tengamos que seguir admitiendo que nuestros estudiantes, incluidos los que llegan a Estudios Generales, en términos reales, no saben leer ni escribir.

Las pruebas PISA, unos exámenes para medir las competencias en matemáticas y español, han determinado que Costa Rica alcanza solo una puntuación básica en el uso del castellano, es decir, nuestros estudiantes son capaces de leer “esta casa es verde”, pero cuando les preguntan qué significa, no saben interpretar esa oración. Lo dicho está documentado.

La realidad antes descrita y las escuelas con pupitres de los años ochentas, sí deberían ser gran preocupación de nuestros congresistas, y no asumir posturas que rozan con la irracionalidad, como es el caso en relación con la ley del patrocinio de bebidas alcohólicas en el deporte.

Olvida Villalta que somos un país en el que la cultura del alcohol está presente en cada esquina y en cada actividad, y que ello es un asunto de educación: ¿qué propone el señor diputado para cambiar dicha realidad?

La verdad, me parece que Villalta y los otros diputados, más que la niñez, más que la patria, lo que les interesa es figurar, la foto del momento, porque claro, ya es hora de pensar en la campaña de 2026, porque hay que volver al Congreso, para iluminar a los costarricenses.

Demasiado puritanismo, ahh, y demasiadas poses para defender a la mujer costarricense contra la violencia machista, porque a las mujeres nuestras, tan valientas, tan sacrificadas, tan fuertes, no se les defiende con palabras vacías, no señora Paola Vega y señor Villalta, se les ha de defender con el espíritu invocado por José Martí: “No se debiera escribir con palabras, sino con hechos”.

Puritanismo vacío, eso es lo que prevalece en relación con este proyecto de patricionio de las bebidas alcohólicas en el deporte.  

Periodista, escritor y comentarista. Premio Nacional de Periodismo Pío Víquez. Esta columna se publica a diario en FxD y en EL JORNAL

Artículo anteriorLa teoría del caos
Artículo siguienteJohnny Chaves tiene razón

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí