Por sus nombres los conocereis

blank

(MARTES 08 DE MARZO, 2022-EL JORNAL). La confrontación fue entre La Resistencia del Querétaro y La 51 del Atlas. Una vez más, las barras bravas demuestran que son un fenómeno que debe erradicarse por completo del fútbol. Por donde han pasado solo han dejado, caos, dolor, torpeza y muerte.

El fútbol, ese espacio familiar que en Costa Rica reclamaba Javier Rojas González, debe ser un territorio de encuentro, de convivencia y de sana rivalidad como hoy observamos en Inglaterra, país donde los ‘hooligans fueron desterrados a punta de leyes oportunas y pesadas.

El modelo de las barras bravas en México fue importado de Argentina cuenta El País hoy. Los incidentes cada vez son mayores y lamentables, pero el del domingo pasado superó todo parangón, para convertirse en una amenaza imparable si las autoridades deportivas y del gobierno mexicano no intervienen.

Y cuando los alisios se agistan en el país del norte, aquí en Costa Rica suelen llegar sus ráfagas, por eso hizo muy bien Saprissa cuando canceló todas las posibilidades de que la Ultra Morada continuara asistiendo a su estadio.

Aunque la prensa costarricense, a mediados de los noventas, de manera ingenua recibió como una buena idea la instauración de las barras bravas, está claro que fue un error que pudo evitarse y que trajo lamentables consecuencias.

En México todo empezó con la Ultra Tuza, del Pachucha, que encontró en Andrés Fassi el impulsor del grupo. Y luego vinieron los clones en los principales clubes de este país. Jorge Vergara, que como empresario veía algunas situaciones con antelación, le prohibió a La Legión 1908 el ingreso al estadio y buscó eliminarla, sin que al final contara con los apoyos necesarios.

El fútbol, como expresión humana extraordinaria, no merece a esos trogloditas en las gradas. Merece familias con sus hijos, pero a como está la situación en la actualidad, esa imagen se vuelve temeraria.

¿Quién llevará a sus hijos al estadio para toparse con la Ultra Tuza, La Legión 1908, La Monumental, La Rebel, La 51, La Resistencia? Da escalofrío, ¿no?

Es hora de mano dura y eso que es válido para los mexicanos lo es también para el fútbol costarricense, que ojalá no se duerma en los laureles. Y sí, por sus nombres’ los conocereis, como insinuara el maestro hace 2000 años.

Periodista, escritor y comentarista. Premio Nacional de Periodismo Pío Víquez. Esta columna se publica a diario en FxD y en EL JORNAL

Artículo anteriorGeiner Segura tiene razón
Artículo siguienteCuentos chinos y divinos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí