Música de Champions

blank

(VIERNES 27 DE MAYO -2022- EL JORNAL). En 1955, cuando se discutía la validez o no del nuevo torneo –la Copa de Europa–, se decía que era innecesario y que iba a arruinar a los clubes. Esas mismas palabras se escucharon hace un año cuando Florentino Pérez intentó crear la Superliga.

El periodista Gabriel Hanot, del medio francés L’Équipe, y Santiago Bernabéu fueron los pilares de lo que hoy se conoce como la Champions, y que tuvo en el Real Madrid al club que le dio gloria desde el principio, al ganar los cinco primeras copas, la quinta en el más memorable de los partidos de la Champions hasta el día de hoy: Real Madrid 7-Eintrach de Franfort 3, con tres anotaciones de Di Stéfano y cuatro de Ferenc Puskas. La final de Glasgow es inolvidable.

La música celestial de la Champions hoy convoca al Real Madrid y al Liverpool, dos clubes con estilos distintos. El de Jürgen Klopp es un equipo de vértigo, en el que el balón pasa poco por el mediocampo y que tiene a tres delanteros que son un rayo: Salah, Mané y Luis Díaz. En el frente estará un Real Madrid camaleónico, que puede salir demoledor o adormecido. Esa es la incógnita. ¿Cuál Real Madrid veremos en el comienzo del juego?

No lo sabemos, y en esa zona gris es donde surge el suspenso, da cabida a la imaginación, a la sorpresa y en medio de ese clima nadie descarta una remontada, palabra mágica para los merengues en esta temporada, en la que remontaron ante el PSG, el Chalsea y la mayor de todas frente al Manchester City. Esas jornadas, ya son historia. Faltaría cerrar el círculo en París, pero ahora toca esperar a ver qué decidirán los dioses del fútbol, a los que les gusta jugar a las cartas impredecibles, solo para hacer sentir sus aires e influencias.

La Champions es hoy por hoy el torneo más extraordinario del fútbol, a pesar de que en aquellos comienzos los dirigentes de entonces veían a la Copa de Europa –así llamada hasta 1991—como un torneo  inconveniente, con demasiadas nubes en el horizonte.

Real Madrid-Liverpool: una cita imperdible, con rock and roll y esa magia blanca que hace que lo imposible sea real, que hace que los pronósticos sean solo un detalle menor.

Final a lo grande, sello característico de la Champions, que en este fútbol globalizado hace que lo vivamos como si se jugara a la vuelta de la esquina, ahí en el Parque de La Sabana.

 Periodista, escritor y comentarista. Premio Nacional de Periodismo Pío Víquez. Esta columna se publica a diario en FxD y en EL JORNAL

Artículo anteriorSaprissa vuelve a sus raíces
Artículo siguienteVinicius Carambola

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí