La metamorfosis de Guardiola

blank

(MIÉRCOLES 05 DE MAYO, 2021-EL JORNAL). En el fútbol los datos cuentan, aunque no son lo más importante, y ellos indican que en el partido de ayer entre el Manchester City y el PSG, los franceses no remataron ni una sola vez al marco.

Hay que aclarar que en el campo estuvieron Neymar, Di María e Icardi, así como una constelación de  jugadores que reciben sueldos de príncipes.

El artífice de esa debacle sufrida por los galos es Josep Guardiola, que en su metamorfosis ha comprendido que el fútbol de ataque es su bandera, siempre y cuando cuando mire hacia atrás y haya una base en qué apoyarse.

Es lo que ha hecho el Manchester City, que en cuatro años ha invertido 500 millones de euros en defensas.

Así lo contaba El País hoy: “Rúben Dias (68 millones); Joao Cancelo (65), Aymeric Laporte (65); Benjamin Mendy (57),\ John Stones (55); Kyle Walker (52); Nathan Aké (45); Eliaquim Mangala (45) y Nicolás Otamendi (44)”.

Está claro, entonces, que Guardiola ha dado un giro estratégico. El ataque está muy bien, es imprescindible y es el ADN de sus equipos, pero hay que fortalecer la retaguardia cuando el contrario recupera el balón.

A Guardiola le horroriza encasillarse. En el Bayern Múnich llegó a alinear solo a dos defensas. De ahí que se haya ganado el respeto y la admiración de propios extraños, por su versatilidad, su compromiso y su afición al riesgo. Al fin y al cabo esto es fútbol. Es un deporte y el deporte siempre lleva implícito el juego.

Detrás de este cambio y de este éxito de Guardiola hay alguien en las sombras que merece una mención de honor: Juan Manuel Lillo. El entrenador que ha sido amigo y maestro de Guardiola. Hoy es su asistente. No en vano cuando Lillo dirigía al Dorados de Sinaloa, Guardiola, que había estado en el Barcelona y La Roma, se vino a jugar a un equipo del trópico, “en el que no existían ni baños”.

Por primera vez desde hace diez años, Guardiola estará en una nueva final de Champions. A ver si en Estambúl amplía su mito.

 

Periodista, escritor y comentarista. Premio Nacional de Periodismo Pío Víquez.

Artículo anteriorQue siga el vacilón
Artículo siguienteEl pisotón de Hazard

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí