La gran final: entre la pasión y la razón

blank

(VIERNES 16 DE DICIEMBRE 2022-EL JORNAL). Como si fuera un reflejo de las sociedades que representan, la gran final de este domingo 18 de diciembre en Qatar 2022, será un mano a mano entre la pasión y la razón.

Un equipo francés más dado al juego racional, a medir con cautela cada uno de sus movimientos, y un seleccionado argentino que apela a los chispazos de su estrella Lionel Messi y a momentos emotivos en el juego, que hasta ahora ha sabido capitalizar de forma extraordinaria.

Contra México fue un ejemplo: tras un primer tiempo en el que Argentina no encontró maneras de llegar a puerta contraria, al final Messi se sacó de la chistera un remate que les dio la victoria.

Francia no. Francia es más fiel a Descartes. A aquello de “pienso y luego existo”. Es un equipo que, por ratos, pareciera que no trama nada, que solo le interesa cerrar flancos para que el adversario no le haga daño, pero en mitad de esa ‘inacción’ es capaz de armar transiciones mortales y dejar a su adversario preguntándose cómo pudo suceder aquello.

El enfrentamiento del domingo es un pulso entre esa pasión argentina, que se les va la vida por el fútbol, y una Francia racionalista que todo lo analiza y lo sopesa.

Deschamps es un cartesiano sin ninguna duda. Es un abanderado de la doctrina, que en el campo se traduce en que los galos asumen pocos riesgos. Scaloni, si bien arrastra sus años de Europa, al final su equipo se guía más por el corazón que por los medios racionales.

Un duelo Mbappé-Messi que dirimirá si el francés conquista su segundo Mundial a los 23 años o la gloria espera al diez albiceleste. Con estos ingredientes, pese a la hora de la final, 9 a.m., tendremos un partido en el que a pesar de lo señalado no están descartadas las sorpresas.

En medio de la razón y la pasión correrá la pelota: a ver hacia dónde se inclinan los dioses sagrados del fútbol.

Periodista, escritor y comentarista. Premio Nacional de Periodismo Pío Víquez. Esta columna se publica a diario en FxD y en EL JORNAL

Artículo anteriorLas cartas de Carmen: La danza de Amelia
Artículo siguienteEl silencio del Papa en torno a la gran final

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí