Juguete roto

(VIERNES 05 DE MARZO, 2021-EL JORNAL). Si un deporte es ‘perfecto’ como lo es el fútbol, ¿por qué retocarlo? ¿Por qué una cirugía plástica si no es necesaria?

Arsene Wenger, que no está dirigiendo y ama el fútbol, y ahora fue contratado por la FIFA para que asesore a la International Football Asociation Board (IFAB) ha presentado una propuesta para modificar la regla del fuera de juego y aunque apunta a darle respaldo al delantero, porque si una parte de su cuerpo está en línea con el defensor, no estaría en posición antirreglamentaria, lo cierto del caso es que si la orquesta del fútbol suena de maravillas es una barbaridad retocarla.

Igual pasa con las manos en el área, que siguen siendo motivo de discusión y que quedará a criterio arbitral. Y del VAR no hablo, porque es un engendro inadmisible.

Pero más allá de los cambios que la IFAB se propone realizar, lo que debería impulsarse es un juego más alegre, un juego en el que la pelota recobre el protagonismo, en el que se vuelva a los mejores tiempos, en los que mandaban en el terreno de juego eran los talentosos, quienes se daban el lujo de poner a correr a los más atléticos, a los Usain Bolt.

La decisión de otorgar tres puntos por partido ganado iba en esa dirección, pero ya saben ustedes que hecha la regla, hecha la trampa, y fue cuando salieron numerosos técnicos con calculadora en mano y, una vez más, ‘afearon’ el fútbol.

La Premier League, con sus excepciones, es una muestra de que es un buen negocio potenciar el fútbol ofensivo en detrimento del ultradefensivo. Hay entrenadores que darían la vida porque sus equipos no pasen a campo contrario.

Así que no hay que manosear al fútbol con nuevos ajustes, sino más bien incentivar los triunfos: ¿qué tal otorgar cuatro puntos por partido ganado contra uno por juego empatado? El fútbol es perfecto — dentro de sus muchas imperfeccciones que lo vuelven único e inimitable– por lo tanto, no debemos tratarlo como si fuera un juguete roto.

Periodista, escritor y comentarista. Premio Nacional de Periodismo Pío Víquez

 

Artículo anteriorReinita Tigrina, una visitante espectacular
Artículo siguienteLas verdades de El Tuma