Ese raro espécimen llamado Cristiano

blank

(LUNES 04 DE ENERO, 2021-EL JORNAL).  A las puertas de cumplir 36 años, el próximo 5 de febrero, Cristiano Ronaldo sigue como si fuera una joven promesa que espera una oportunidad para demostrar su talento y su ambición.

Este domingo 3 de enero anotó dos de los cuatro goles con que la Juventus venció 4 a 1 al Unidenese y con ello superó al mítico Edson Arantes do Nascimiento, Pelé, al sumar de manera oficial 758 anotaciones, una más que el astro brasileño.

Cristiano quiere romper todos los récords posibles. Para tal fin, trabaja a diario como si fuera un aspirante. Si un educador quiere poner de ejemplo a alguien que no conoce los obstáculos debería citar a Cristiano.

Supo lo que era la pobreza material y espiritual de niño. Y esa lección no la olvida. Perdió a su padre por alcoholismo y como respuesta es prácticamente un abstemio.

Su paso por el Manchester United, por el Real Madrid y ahora por la Juventus es una muestra inequívoca de que para Cristiano no existen los límites.

Y no solo se trata de estadísticas y récords. Es el gusto y la pasión que tiene por el fútbol. Predrag Mijatović, exgoleador del Real Madrid, al referirse al Luka Modrić contaba que cuando no está jugando se la pasa viendo partidos de las ligas más inverosímiles que puedan imaginarse, porque suele estudiar a quienes se desempeñan en su posición. Es el mismo profesionalismo que guía a Cristiano.

Esa mística, esa disposición y esa entrega brillan en el portugués, quien ha tenido incluso la enorme virtud de desafiar a Lionel Messi en su trono, pese a que el argentino juega de memoria, como si los dioses lo hubieran elegido antes de aterrizar en el planeta tierra y su ADN estuviera hecho solo de fútbol.

Cristiano, hay que decirlo sin temor alguno, no tiene el talento de Messi, pero sí igual o más ambición. Nelson Mandela contaba en su autobiografía –El largo camino a la libertad—que una de las mayores lecciones de su vida la aprendió en su juventud, cuando comprobó que las falencias se pueden suplir con esfuerzo y dedicación.

Ese ha sido el mapa de Cristiano. Superarse eternamente así mismo para conquistar el mundo.Y hoy se pasea por los campos de fútbol y fuera de ellos como un príncipe, porque fue capaz de ver más allá y más lejos que cualquiera. Y desde la cima el horizonte siempre se ve infinito, incluso, para un raro, rarísimo, espécimen de la raza humana como él.

 

Periodista, escritor y comentarista. Premio Nacional de Periodismo Pío Víquez.

Artículo anteriorEl desafío de Pochettino es ganar la Champions
Artículo siguienteAgencia EM Bienes Raíces: le buscamos la propiedad que necesita

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí