En la escala más baja del Mundial

blank

(MARTES 06 DE DICIEMBRE 2022-EL JORNAL). El Mundial, como su palabra lo expresa implícitamente, es un universo en sí mismo y a él concurren lo mejor y lo peor del planeta, hablando desde el punto de vista futbolístico, por lo que conviene quitarse las anteojeras y tener, como hacía Wilmer López, visión periférica.

Hay que observar lo bueno de las distintas selecciones, una Japón disciplinada, veloz, ordenada, que llegó lejos para sus parámetros. Una Marruecos que se siente europea, independientemente de cómo termine hoy el juego frente a los españoles.

Una Selección de Países Bajos que es un ejercicio de laboratorio plasmado en la cancha con envidiable precisión.

Solo Costa Rica es incapaz de aceptar derrotas y errores. Para Rodolfo Villalobos, un buen grupo de jugadores y Luis Fernando Suárez, el 7 a 0 y la pobre presentación, con excepción de 20 minutos ante Alemania, no se pueden cuestionar.

El presidente de Saprissa, Juan Carlos Rojas, jefe de la delegación en Catar, habló de que era admirable el que por unos minutos Costa Rica tuviera  a Alemania y a España fuera del Mundial.

Con esa mentalidad, no vamos ni a la esquina y, lamentablemente, es la que prevalece en una dirigencia corta de miras y ambiciosa, pero no para el crecimiento del fútbol nacional, sino a título personal.

La participación en Qatar 2022 fue deficiente y decepcionante pero desde Rodolfo Villalobos a Juan Carlos Rojas y jugadores líderes dentro de esa Selección, no hay deuda, no hay error, todo fue viento en popa.

Con esa visión, ahora sí, jamás vamos a ser campeones mundiales, como lo dijeron los futbolistas, guiados por un psicólogo de los muchos que abundan en el mundo, y que lanza proclamas como quien lanza juegos artificiales en diciembre.

No estaría mal que Rodolfo Villalobos, jugadores y Luis Fernando Suárez se den cuenta de que hay un fútbol mejor, y que el nuestro es muy, pero muy mejorable, y no encerrarse en su torre de marfil a pensar en la gradeza que no existe, y en lo mucho que debe aplaudirles una afición, que hoy se siente lástimada, no tanto por la eliminación prematura, sino porque las historias, los cuentos que le quieren contar alrededor de la Selección no son ni medianamente verosímiles.

Estamos en la escala má baja de Qatar 2022, pero hay mucho humo alrededor de la Selección y no permite ver el gran panorama del fútbol moderno.

 

Periodista, escritor y comentarista. Premio Nacional de Periodismo Pío Víquez. Esta columna se publica a diario en FxD y en EL JORNAL

 

Artículo anteriorPor favor, no somos bobos
Artículo siguienteFernando Santos está harto de Cristiano

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí