Dudas y más dudas

(VIERNES 01 DE OCTUBRE, 2021-EL JORNAL). La Selección Nacional no ha cambiado en nada con Luis Fernando Suárez. Las dudas prevalecen y se multiplican. ¿A qué juega Costa Rica? ¿Tiene un plan verdadero para hostigar hasta el cansancio a su rival de turno? ¿Se alinean los mejores del momento y de acuerdo con las características del adversario para sacar provecho de sus debilidades?

No parece que nada de ello ocurre y en cada nueva convocatoria, como sucedió ayer, lo que sucede es que la incertidumbre campea a lo largo y ancho del panorama de la Tricolor.

A una semana del partido contra Honduras, no se puede vislumbrar ningún cambio significativo. Son los mismos. Ergo: el rendimiento será muy similar al mostrado hasta ahora, del que se colige que de nueve puntos se obtuvieron dos. Uno, que quede claro, logrado de forma milagrosa tras el asedio sufrido en el Rommel Fernández.

Vista con frialdad, la eliminatoria está para que Costa Rica no clasifique, porque este equipo no es mejor que ningún adversario de la octogonal.

Y tras la conferencia de prensa de ayer, con un Suárez dubitativo, sin argumentos, e incómodo ante las parrafadas de comentarios, que no siempre preguntas de los colegas, el horizonte se torna aún más gris.

Octubre es un mes clave y la Selección podría quedarse al margen de la clasificación muy temprano.

Es muy triste, pero nuestra dirigencia está cosechando sus desaciertos, su falta de claridad y competencia a la hora de elegir a los técnicos: tropiezo con Matosas; precipitación con González, y reicidencia en la mala escogencia de Suárez, que desconocía por completo el planeta fútbol llamado Costa Rica.

Se tiraron por la borda tres años de trabajo y hoy la Selección es reflejo del mal crónico que carcome a la Federación de Fútbol, que padece improvisación, presión alta los días soleados y presión baja los días grises, que acusa miopía todo el año y que cree que la fe puede intervenir en el campo y obrar milagros, cuando la pelota sigue rauda las leyes de la gravedad, y sigue el imán del que la trata mejor y le da una circulación inteligente, y sabe que el fútbol se gana con buen juego y goles. Y de eso: buen juego y goles carece el equipo Nacional desde que finalizó Brasil 2014.

Dudas y más dudas. Eso es Costa Rica hoy.

Periodista, escritor y comentarista. Premio Nacional de Periodismo Pío Víquez

Artículo anteriorSan Agustín Lleida
Artículo siguienteLiguistas con opiniones divididas en torno a nuevo entrenador