(LUNES 20 DE SEPTIEMBRE, 2021-EL JORNAL). La Finca La Senda, en Santa Rosa de Playa Tamarindo, desarrolla un proyecto de siembra de 34 especies de plantas medicinales, en un área de dos mil metros cuadrados para promover los estilos de vida saludables.

El plan, que se denomina “Jardín Secreto y Sagrado de Plantas Medicinales La Senda”, se inició en septiembre del año pasado en esa propiedad, donde también se practica la agricultura orgánica y la producción de abonos naturales.

Para impulsar la iniciativa se contrató a las especialistas de Letonia, Viktorija Zenkova e Inese Trautmane, quienes poseen una amplia experiencia en la materia.  Zenkova ha estudiado el uso de estas plantas durante varios años y ha impartido talleres comunitarios para divulgar este saber ancestral.

Mientras tanto, Trautmane es una especialista en naturopatía y herboristería; además, como aromaterapeuta certificada posee conocimientos en infusiones de aceites aromáticos de plantas medicinales para el uso estético. Justo antes de llegar a Costa Rica se graduó en la Escuela de Jardineros de Letonia como profesional en parques y tuvo la oportunidad de planificar un jardín de permacultura (arte de diseñar espacios inspirados en la naturaleza) sostenible en la ciudad de Riga, capital de Letonia.

De acuerdo con Zenkova, la iniciativa se impulsó para mostrar “un camino sobre cómo las prácticas sostenibles y amorosas honran las habilidades curativas de la naturaleza y cómo cultivar sabidurías ancestrales para ofrecer inmunidad a la comunidad”.

Agregó que “utilizando los elementos de la naturaleza: raíces, cortezas, hojas, flores y semillas, creamos remedios holísticos de usos múltiples para mejorar el bienestar de todos nuestros cuerpos y sentidos. Además, organizamos talleres junto con los vecinos de la comunidad local y los visitantes compartimos la sabiduría de las hierbas, su uso y propiedades”, precisó la especialista.

En La Senda se cultiva Sabila (Aloe Vera); Arnica (Chaptalia nutans); Ajenjo (Aeremesia spp.); Albahaca Tailandesa (Ocimum Basilicum); Jengibre (Zingiber Officinale); Galangal (Alpinia galanga) y Cardamomo (Elettaria cardamomum).

También se sembró Tabaco (Nicotiana), Juanilama (Lippia alba); Zaate Limón (Cymbopogon citratus); Citronela (Cymbopogon nardus); Palma Rosa (Cymbopogon martinii); Vetiver (Chrysopogon zizanioides) Incienso  (Tetradenia riparia), Eter (Aloysia virgata) y Dormilona (Mimosa pudica).

Entre el grupo de especies escogidas figuran, además, la Menta de Palo (Satureja viminea); Noni (Morinda citrifolia); Orégano (Lippia graveolens); Maracuyá (Passiflora quadrangularis); Lengua de Suegra (Sansevieria trifasciata) y Salvia Virgen (Buddleja americana). Al grupo elegido se unieron la Bobinsana (Calliandra surinamensis); Moringa (Moringa oleifera); Neem (Azadirachta indica); Frailecillo (Jatropha gossypiifolia); Albahaca Sagrada Tulsi (Ocimum sanctum); Clitoria (Clitoria ternatea); Reina de la Noche (Datura); Coca (Erythroxylum coca); Plumeria (Plumeria); Acai (Euterpe oleracea), Algodón (Gossypium) y Jasmín (Jasminum officinale).

*Información facilitada por Servicios Periodísticos Globales.

blank
El Zacate Limón es una de las especies que se cultivan en el jardín de plantas medicinales en La Senda, Tamarindo, Guancaste.
Artículo anteriorVI cumbre de  CELAC a favor de la independencia regional
Artículo siguienteNuestro fútbol todavía se moviliza en carreta

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí