Crónica de una eliminación anunciada

blank

(LUNES 22 MARZO, 2021-EL JORNAL). Que me perdone Gabriel García Márquez por parodiarle su magnifíco título Crónica de una muerte anunciada, pero lo de la Selección Preolímpica era una eliminación anunciada con muchas horas de anticipación. El 3 a 0 lo dice todo.

Un fracaso en toda regla, aunque al técnico Douglas Sequeira le dé resquemor nombrar esa palabra que tanto miedo causa en el fútbol de Costa Rica y a la que le hacen mil y una verónicas, como si estuviéramos en una jornada taurina, con tal de justificar un tropiezo más.

El entrenador en primer lugar y los jugadores en segundo término son responsables de esta pobrísima presentación del fútbol costarricense en suelo azteca.

Hay, sin embargo, un grupo que permanece en silencio, que tiene una grandísima cuota de responsabilidad y es el de los dirigentes de la Federación Costarricense de Fútbol (Fedefutbol).

¿Qué va a decir el presidente Rodolfo Villalobos sobre este estrepitoso fracaso de la Selección Sub 23? ¿Con base en qué criterios escogieron a Douglas Sequeira? ¿No había entrenadores con mayor experiencia, con mayor conocimiento y con mejor formación que Sequeira para dirigir a este grupo?

¿De verdad se puede salir a decir después de un partido tan mal llevado, tan mal planeado, que Costa Rica tuvo la más mínima opción de arrebatarle los tres puntos a México?

¿Se dieron cuenta de que la Selección practicaba un fútbol como de los años 90, en cuanto a intensidad y circulación de la pelota, mientras México lo hacía con una dinámica similar a la observada en el fútbol europeo? ¿Por qué, realmente, se quiere seguir tapando el sol con un dedo?

Son muchas las preguntas que quedan en el aire. Es la dirigencia, no obstante, con Rodolfo Villalobos a la cabeza la que tiene que salir a dar la cara, como dice el aficionado, y dar las explicaciones del caso. Ojalá, eso sí, no salgan con una retahíla de justificaciones, porque es el viejo cuento de siempre, de ese que ya nos conocemos el final.

 

Periodista, escritor y comentarista. Premio Nacional de Periodismo Pío Víquez.

Artículo anteriorDe nuevo en el desierto
Artículo siguienteLa carreta delante de los bueyes

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí