Costa Rica necesita un torneo con 16 equipos

blank

(VIERNES 28 DE MAYO, 2021-EL JORNAL). Mientras el mundo va hacia la descentralización política, el fútbol costarricense viene en sentido contrario y busca focalizarse en un área cada vez más reducida, por lo que el ascenso de Guanacasteca es una gran noticia para el balompié nacional.

No es cierto que la vida en Costa Rica solo sucede en el Valle Central, como registra la historia y las percepciones que se tienen desde que el país surgió a la vida independiente, porque más allá de esas fronteras ficticias existe el Sur, el sur también existe como diría Mario Benedetti.

Los talentos, los grandes talentos de nuestro fútbol por lo general vinieron de zonas lejanas, donde la pelota y la calle eran una conjugación perfecta, y eso se fue olvidando hasta la búsqueda estéril de jugadores de laboratorio.

Si Costa Rica fuera un país de avanzada, ya estaría preparando el proyecto para que se haga una liga con 16 representantes, procurando, precisamente, abrirle espacio a equipos fuera de la Meseta Central, que históricamente han demostrado capacidad para estar en el fútbol de la Primera División como San Ramón, Turrialba y el mismo Puntarenas.

Hay que amplir las fronteras físicas y mentales, pero tal parece que en la Fedefutbol piensan todo lo contrario y aspiran en un futuro cercano a pasar de 12 a 10 equipos, lo cual sería un enorme retroceso.

Las puertas que se abrirían si se aumenta el número de equipos, los cuales como en cualquier liga profesional, tendrán que cumplir con requisitos esenciales, serían estupendas para decenas de jugadores que se pierden en el silencio de los tiempos por falta de una oportunidad.

Sería bueno que Rodolfo Villalobos, a la cabeza de la Federación, renuncie a la miopía que lo caracteriza en su afán de reducir de 12 a 10 equipos el campeonato, y salga a los distintos lugares de Costa Rica para que se dé cuenta del numeroso talento que hay en plazas, calles y barrios.

Mientras tanto, el aplauso unánime para Guanacasteca, en momentos en que Limón deja la categoría, lo cual es una derrota absoluta para el fútbol costarricense, que necesita un torneo con 16 equipos para enriquecerse y promover el talento.

Periodista, escritor y comentarista. Premio Nacional de Periodismo Pío Víquez

Artículo anteriorWright debe ser declarado el mejor técnico del torneo
Artículo siguienteLos oportunistas crucifican a Guardiola

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí