Atados de pies y manos

blank

(VIERNES 23 DE ABRIL, 2021-EL JORNAL). Una vez más el fútbol de Costa Rica sigue la estala del cangrejo. Este es el fútbol de las contradicciones, del realismo mágico, del domingo 7, de las ocurrencias, de la caverna. Mientras el mundo va hacia delante, el balompié de Costa Rica retrocede y se enreda en sus propios mecates.

Habrá descenso, acordaron ayer los presidentes de los clubes de la Primera División, sin embargo, se hace a costa de jugar dos torneos distintos para desembocar en una solución: un equipo que baja.

Existe, además, la imposibilidad para el Sporting de clasificar en el actual Clausura a la segunda fase. Es como decirle a la escudería Ferrari que corra el circuito de Kuala Lumpur pero que no puede ganar, porque en la anterior carrera finalizó de último.

El absurdo, sí, el absurdo, vuelve a instalarse en el fútbol de la primera categoría, que ahora se expone a las acciones que puedan tomar todos los equipos involucrados en el descenso.

Si  creíamos que la Casa de los Sustos era una denominación del pasado, estábamos equivocados porque aquellos tiempos parecen volver, con todos sus abruptos y sus improvisaciones.

El fútbol, administrativamente, vuelve a fallar y no da en el blanco. Imagino que los abogados se frotan las manos ante este manjar jurídico que les expone la UNAFUT y el fútbol costarricense en general.

Cuando la solución acorde con los tiempos de pandemia que vivimos y apegada a las normas y a la lógica estaba al alcance de la mano, alguien decidió quebrar el tiesto, y que se vengan las demandas y la lucha en los despachos.

Otro paso atrás. Otra contradicción. Una vez más, a nuestro fútbol le faltan luces y se mueve en plena oscuridad.

Sporting y los afectados por el descenso tienen la palabra, aunque no hace falta ni siquiera este detalle, porque en una competición en la que uno de sus participantes sale a la ‘pole’ atado de pies y manos, ya de por sí da indicios de nulidad.

El fútbol de Costa Rica se dispara en el pie y abre la caja de pandora.

 

Periodista, escritor y comentarista. Premio Nacional de Periodismo Pío Víquez.

Artículo anteriorBolsonario es un genocida
Artículo siguienteEl gran mérito del Santos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí