El rol de los...

El rol de los dirigentes y el milagro del Eibar

Compartir

(PUNTO FINAL-20 DE DICIEMBRE-2016-EL JORNAL). En Costa Rica todavía se parte de la falsa creencia de que cualquiera puede formar parte de una directiva de un equipo de Primera División y ello se evidencia en los constantes fracasos de sus clubes.

El caso más sonado es el de Liga Deportiva Alajuelense, cuya dirigencia dio palos de ciego durante toda la temporada, y eso repercutió directamente en la puesta en escena del equipo rojinegro.

En un mundo globalizado como el actual, sorprende que los dirigentes no tomen un avión y se vayan a hacer una pasantía al Real Madrid, al Barcelona o el Eibar, un modesto equipo que de la mano de Alex Aranzábal ascendió a segunda en la temporada 2012-2013, y un año después estaba en Primera División, y que revolucionó la forma de gestión de un club, con un presupuesto de 18 millones de euros ante los 500 de los merengues y los azulgranas.

La gestión de Aranzábal (hoy ya expresidente del Eibar) ha sido motivo de estudio de universidades europeas y se ha plasmado en el libro “El modelo Eibar. Otro fútnol es posible” y recoge la forma meteórica, tras muchos años en tercera y segunda B, en que el equipo logró los dos ascensos.

Los dirigentes de fútbol, por lo tanto, tienen que, en primer lugar, saber de fútbol y administración y en muchos casos no saben ni de uno ni de otro, y entonces muchos de ellos son simples fanáticos, con el agravante de que tienen la potestad de tomar decisiones.

Mientras no haya dirigentes capacitados, el fútbol avanzará poco o nada. Y eso se nota en el campeonato nacional, cuya dinámica todavía dista mucho de un fútbol que pueda estar a la altura de los torneos más importantes por lo que sucede en la cancha.

Alguno dirá, entonces, de qué forma se alcanzó el octavo lugar en Brasil 2014 y la respuesta es harto sencilla: la mayoría de esos futbolistas juegan a otro ritmo en ligas europeas.

Debemos, pasar, por lo tanto, de los dirigentes fanáticos y ocurrentes, a los serios y capacitados, que vislumbren mejores horizontes para el campeonato nacional.

 

*Máster en Literatura y autor de La Gran Hazaña

COLUMNAS ANTERIORES

“El videoarbitraje no es fútbol”

El peligroso silencio de Wálter Quesada

Ceguera en el fútbol

Las gallinas de Guti y el buen fútbol

Dejar una respuesta