Inicio Opinión Ceguera en el...

Ceguera en el fútbol

Compartir

 

Hay un pasaje en el Evangelio de San Mateo que desde la adolescencia me causó una gran turbación, porque no entendía cómo el personaje que marcó un antes y un después en la historia reciente de la humanidad, podía hacer una afirmación tan obvia: “El que tiene ojos que vea, y el que tiene oídos que oiga” (M. 13:9).

No podía creérmelo. El mismísimo Jesús de Nazareth diciéndole tal barbaridad a sus pobres apóstoles, pero resulta que con el paso del tiempo he ido comprendiendo la hondura, la filosofía y la trascendencia de la frase, porque hay muchos que tienen ojos y no ven, y tiene oídos y no oyen.

Tal parece que en el fútbol la citada afirmación se cumple a cabalidad. Cómo es posible que haya personajes que viven, exprimen y lucran hasta el cansancio con este deporte, pero saben poco o nada sobre él.

Solo en tal contexto se explica, por ejemplo, los reiterados y numerosos errores a la hora de contratar extranjeros, y se llega a tal punto que la excepción es que algún equipo de la Primera División contrate a un jugador valioso.

La mayoría son “paquetes” que vienen de paseo a Costa Rica. Y claro, la culpa no es de ellos, sino de quienes los contratan.

Igual sucede con jugadores que ya cumplieron su ciclo y hay equipos que insisten en contratarlos como sus salvadores, al tiempo que desechan a futbolistas que, por sus características, podrían exhibir un rendimiento muy superior si se les sabe alinear en el puesto debido.

Es decir, estamos ante una epidemia de ceguera en el fútbol nacional, la cual se ha extendido por muchos años, y pareciera que para el próximo torneo primará una vez más.

Presumo que usted, lector, se preguntará cómo acabar con esa inoperancia y la respuesta pasa porque en puestos dirigenciales, gerenciales y deportivos lleguen actores que entiendan y hayan estudiado esa materia llamada fútbol, que parece fácil pero que puede ser tan complicada como física nuclear.

Un ejemplo para ilustrar lo afirmado: En el partido entre Real Madrid y el Kashima Antlers, en la final del Mundial de Clubes, los comentaristas de Carrusel Deportivo, de la Cadena Ser, ahondaban en el pobre partido de Cristiano Ronaldo, y fue entonces cuando el exjugador del Madrid Álvaro Benito, dijo: Cristiano debe conformarse con jugar de nueve, es decir, de centro delantero. Pocos minutos después, Cristiano le daba la vuelta al juego con sus goles en esa posición. 

Saber ver. Saber analizar. Saber comprender. Saber discernir: cómo le falta rigor crítico al fútbol costarricense. Solo así se podrá acabar con la epidemia de sordera, ceguera y fanatismo que en él prevalece.

*Máster en Literatura y autor de La Gran Hazaña

 COLUMNAS ANTERIORES

“El videoarbitraje no es fútbol”

El peligroso silencio de Wálter Quesada

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here