¡Qué vergüenz...

¡Qué vergüenza!

Compartir

Rafael Ugalde *

(SAN JOSÉ, COSTA RICA, 17 DE DICIEMBRE, 2016-EL JORNAL). Confieso que la ilusión era escribir sobre “el tema de fútbol”, como dice el periodista Everardo Herrera de Canal 7, ahora que ya concluyó el campeonato nacional con Saprissa monarca.

No cabe duda de que merecidamente  la televisora de La Sabana y La  Nación tienen motivos sobrados para estar felices, si tomamos en cuenta que en la acera del frente los “manudos” se fusilan entre sí y los florenses, por más chequera que enseñen, , las cosas no salieron  como soñaban.

Pretendía preguntar a ustedes que más saben de fútbol¸¿ quiénes evalúan a los máximos  dirigentes en un equipo como Alajuela? ¿Y a los miembros de la comisión de arbitraje?

Vi, por ejemplo, que el anterior presidente de alajuelense, Raúl Pinto, hizo cada contratación de jugadores que malearon totalmente el camerino, dejando el cargo como si nada hubiera pasado.

Solo el exjerarca manudo Jorge Hidalgo dijo que en los últimos tres años la administración financiera y deportiva de la Liga se ha deteriorado por errores de vigilancia en el gasto, en el manejo de contrataciones y una enorme falta de control del fiscal (Lanzo Luconi) y del tesorero (Henry Zamora). Después de él: mutis.

 Un sociólogo tiene un buen tema de investigación con  la dirigencia del fútbol criollo como objeto de estudio, a fin de averiguar las coincidencias y diferencias que hay, por ejemplo, en términos siempre actuales como lealtad, disciplina y sobre todo uno: la vergüenza.

EL GRAN TEMA DEL DESEMPLEO

Pero el tema no era el fútbol, me está dejando de gustar. Era la “vergüenza” desde la perspectiva histórica. Según  la Organización Internacional del Trabajo (OIT) Costa Rica,  con un 9,5 por ciento de desempleados, ocupa el tercer lugar en Latinoamérica en cuanto desempleo.

El informe de la OIT titulado Panorama Laboral 2016, América Latina y el Caribe dice que de Brasil (11,3 por ciento)  y Colombia (9,6) tienen  los peores índices de personas sin trabajo .

Me da vergüenza por todas esas mujeres jefes de hogar y jóvenes que buscan afanosamente un trabajo digno y terminan prostituyéndose, vendiendo drogas etc., para dar de comer a sus hijos, mientras el INAMU y el PANI entienden que los verdaderos enemigos están en otro lado.

Pensaba en el expresidente José Figueres Ferrer cuando dijo a los gurúes de su partido y de la “oposición” que no  mintieran,  porque el modelo económico trazado para  los costarricenses en los ochenta, convertiría al país en una nación de “bartenders”. Se le enojaron.

Recuerdo que Figueres Ferrer sentía pena desde su casa de habitación donde manos invisibles no lo dejaban hablar  con los periodistas; por eso me sentí afortunado con su encuentro..

Eran sus últimos meses y aunque disimulaba la pena con su  guayabera blanca  y su pantalón gris, él sabía que el camino trazado produciría vergüenza.. ¡Investigadores nacionales les dejo un tema para indagar: ¿existe aún en Costa Rica la vergüenza?

El tema era el fútbol;  no, era la vergüenza: ustedes perdonen.

*Periodista, abogado y notario UCR

Dejar una respuesta