Inicio Emprendimiento Portones cerr...

Portones cerrados en Caragral de Acosta causan controversia

Compartir

 

Portón-01
Calle cerrada en Caragral de Acosta a las 9:30 a.m. del domingo 26 de abril de 2015. (FOTO PROPIEDAD DE EL JORNAL).

 

Máster José Eduardo Mora

director@eljornalcr.com

 

(SAN JOSÉ, COSTA RICA, 15 DE MAYO, 2015-EL JORNAL). Domingo 26 de abril de 2015:9:35 a.m. Regreso de una actividad social en Cedral arriba y me dirijo hacia San Ignacio de Acosta, pero a la altura de la plaza de Caragral no hay paso. No hay ningún de rumbe en la vía. La razón es otra: la calle está cerrada con un portón, con su respectivo candado y su cadena.

Para poder pasar hay que pedirle permiso al señor Albert Mora, quien tiene una llave y la potestad de abrir o no.

Es la segunda vez que me sucede tal situación en un período de tres meses. Esta vez, a diferencia de la anterior, decido no solicitar que me abran el portón y cuando me voy a marchar una muchacha me dice que ella puede ir por la llave.

Cinco días antes de que me topara con el portón que da paso a Caragral y a Cedral, había conversado vía telefónica con Honorio Campos, representante legal de “Caragral de Jorco S.A.” y con amabilidad dice que no sabe si el portón se cierra o no se cierra, pero “que todo se puede conversar, que solo para la muerte no hay remedio”. Y agrega: “Ni yo tengo llave”.

Cinco días después, sin embargo, ese 26 de abril, comprobaba de forma directa que el portón sí se cierra, así como otro que está a unos 400 metros de ese lugar y es un camino que comunica con Palmichal. EL JORNAL supo que hasta hay un horario de aperturas y cierres.

Tras los dos incidentes que experimenté de forma personal, no he dejado de preguntarme: ¿Y si en vez de regresar de una actividad social hubiera venido infartado? ¿Me hubiera tenido que morir porque estos señores aducen que tienen el derecho de cerrar un camino que los vecinos, tanto de Cedral como de Caragral, consideran público?

 

¿Y EL MUNICIPIO?

 

El 15 de junio de 2012 un informe firmado por los funcionarios Nelson Castro y Carlos Pérez, de la Unidad de Gestión Vial, le daba tres días a Cafesa, entonces dueña de una de las principales propiedades en Caragral, para que abriera los portones. Tres años después esa solicitud no se ha cumplido en su más mínima expresión.

Consultado Castro, sostuvo que ese documento no tiene ya validez, por las reformas a la ley de caminos que ha impulsado la Sala Cuarta en los últimos años. El alcalde Luis Durán dijo que no tiene claro el tema. El concejo municipal, hasta ahora, tampoco se ha pronunciado por este asunto.

Castro expresó que “no le corresponde al municipio demostrar que esos caminos son públicos, sino a los vecinos”. Los vecinos de Cedral y Caragral, dicen, exactamente, lo contrario.

Mientras tanto, los problemas por el cierre de dichos caminos siguen afectando a la población, como lo explica Vigny Alvarado, presidente de la Asociación de Desarrollo de Cedral Arriba.

Alvarado recordó que, incluso, cuando ha habido emergencias médicas las ambulancias provenientes de Acosta no han podido pasar en dos situaciones: una en la que un señor sufrió un infarto y otra en la que el afectado se cortó de manera accidental un pie.

Cuando en invierno alguna vía se cierra por un derrumbe o una circunstancia similar, solo queda la salida por Caragral, pero ¿y si está cerrado el portón? Las poblaciones de Cedral y Caragral quedarían incomunicadas.

Para insistir en el tema y explicarlo de forma pormenorizada, los vecinos de Cedral y Caragral solicitaron una audiencia al concejo municipal, la cual será el próximo 28 de mayo.

Emprendedores como Francisco Antonio Chavarría, del aserradero, y Eduardo Valverde, del restaurante El Trapiche, se sienten afectados por el cierre de los portones.

Chavarría presentó una demanda contra “Caragral de Jorco S.A.” y “CR Land Holdigs L.L. C.”, representada por Yuri Herrera Ulate.

Todavía me pregunto qué me hubiera pasado si ese 26 de abril, en vez de regresar de una actividad social me hubieran tenido que sacar de emergencia hacia un hospital o clínica, y los socorristas se hubieran topado con un portón bien cerrado con llave y candado. ¿Quién hubiera asumido la responsabilidad de ese cierre? ¿Los dueños de la finca? ¿El municipio? ¿Por qué este caso, para citar solo los últimos incidentes, lleva ya más de tres años sin resolverse?

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here