Inicio Opinión El Placer del Texto El Balón de O...

El Balón de Oro y el síntoma de la ceguera

Compartir

 

 

 

 

José Eduardo Mora*

(SAN JOSÉ, COSTA RICA, 14 DE DICIEMBRE, 2016-EL JORNAL). Xavi, aquel genial jugador del Barcelona que no era espectacular, ni anotador de muchos goles, ni gran lanzador de faltas, pero sí un magnífico relojero o tiempista, lo ha dicho, y, como tiene la autoridad para hacerlo, hay que repetirlo: Cristiano ha ganado el Balón de Oro por los títulos conquistados por el Real Madrid y por Portugal, pero no por su juego en este año.

En un fútbol, en el que a todos los niveles hay una gran ceguera y priman los espejismos, las palabras de Xavi son oasis en medio de la hiperinformación, la mayoría de las veces insustancial, que corre por Internet y los medios digitales.

¿Si no era Cristiano, entonces el llamado a ser Balón de Oro era Messi? Pues tampoco.

Pepe Mel, exentrenador del Betis de Sevilla y ahora volcado en su faceta de escritor al presentar en días recientes su tercera novela, lo ha dicho también con suma contundencia: no hay claridad respecto al Balón de Oro, porque se cree que se le da al mejor jugador del mundo y se le entrega al mejor jugador del año.

Son dos cosas muy distintas y para Mel y para muchos aficionados hay confusión al respecto, y eso que todavía no se ha dado el título de mejor jugador que otorgará la FIFA en enero.

Si no lo merecían Cristiano ni Messi, ¿quién debió recibirlo en este año?, partiendo de la premisa de Xavi de que se le debe entregar al jugador que haya hecho la mejor temporada.

Tampoco alcanzaban para ganar el Balón de Oro, premio que entrega la revista France Football, según los expertos que votaron, esa estatura Neymar ni Luis Suárez.

Ante este panorama, por lo que  hizo en la cancha y porque a su alrededor un equipo que vino de la nada se convirtió en sensación, noticia mundial y en la grama demostró que con recursos limitados se pueden alcanzar grandes sueños, ¿debió merecer el trofeo Jamie Vardy?, quien recibió apenas 11 puntos.

Más allá de la campaña de “marketing” que siempre despliega Cristiano, mucho más fuerte que la de Messi, ¿debió este premio hurgar en lo que significa marcar en una temporada 24 goles con el Leicester, llevar a su equipo por primera vez a obtener un campeonato y quedar a solo un tanto del máximo anotador como lo fue Harry Kane (Totteham Hostpur) en una liga tan competitiva como la inglesa, considerada por muchos como la mejor del mundo?

Se concluye, entonces, que el Balón de Oro y el Mejor jugador del Mundo, no necesariamente responden a criterios estrictamente futbolísticos y que hay demasiados intermediarios en el mercado.

Lo peor del caso es que el fútbol, como sistema, con estos resultados lo que hace es aumentar su ceguera al crear espejismos y falsos análisis. Xavi, todavía con el gafete de

capitán moral del Barcelona, tiene razón cuando cuestiona y critica el galardón otorgado a Cristiano.

Cristiano Ronaldo ha ganado cuatro veces el Balón de Oro.

 

*Periodista y escritor

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here