Inicio Opinión El Placer del Texto El alcoholism...

El alcoholismo y la eutanasia

Compartir

 

(SAN JOSÉ, COSTA RICA, 04 DE DICIEMBRE, 2016-EL JORNAL). La noticia de que un holandés pidió que le aplicaran la eutanasia el pasado 14 de julio por sus problemas con el alcoholismo pasó desapercibida, pese a la gravedad de lo que cuenta.

De acuerdo con el periodista Marcel Langedijk, su hermano menor Mark, padre de dos hijos y de 41 años, no soportó más su enfermedad del alcoholismo y pidió que le aplicaran la eutanasia (muerte asistida para casos irrecuperables).

De la información publicada esta semana, se desprende que Mark Langedijk había asistido a rehabilitación en 21 oportunidades y al no lograr una recuperación, terminó finalmente por tirar la toalla.

El tema preocupa sobremanera porque si bien la enfermedad del alcoholismo es incurable, según la propia Organización Mundial de la Salud, sí hay tratamientos que le permiten al afectado vivir de forma plena y ser una persona útil a la sociedad.

De la información se desprende, también, cómo la familia de Mark Langedijk ya sufría esa enfermedad emocional (neurosis) a que cualquier alcohólico arrastra, en una determinada etapa, a tal punto que vieron casi con normalidad el que le aplicaran las tres inyecciones letales, no sin antes pasar un rato “comiendo y fumando” en los jardines de la casa de los padres.

La noticia escandaliza porque en este siglo XXI de la ciencia, hay muchas opciones para tratar a los alcohólicos.

Uno de los métodos más exitosos fue descubierto en 1935 por Bill Wilson y Robert Smith, quienes tras una conversación cayeron en la cuenta de que un alcohólico hablando con otro, podía producir una sensación de comprensión y alivio, nunca antes experimentados.

Fue así como nació en Akron, Ohio, Alcohólicos Anónimos (AA), agrupación difundida por el mundo con más de dos millones de integrantes.

¿Si existe Alcohólicos Anónimos y otras alternativas para responder al alcoholismo de Mark Langedijk, por qué se autorizó su muerte voluntaria?

¿Revela esta muerte el grado profundo de enfermedad emocional en que estaba sumida su propia familia y por extensión la sociedad holandesa y la sociedad en general?

Son muchas las interrogantes que quedan en el aire, pero lo que no hay que olvidar es que para el alcoholismo sí hay tratamientos que le permiten al alcohólico desarrollar una “vida feliz y útil”, y entre esas alternativas AA es una de las mejores con un porcentaje de recuperación de hasta un 75 por ciento de los casos.

Así que si tiene un amigo o familiar con problemas de alcoholismo ha de saber que sí hay una solución. En Costa Rica existen cerca de 800 grupos alrededor del territorio nacional dispuestos a ayudar en el momento en que los necesiten.

 

alcohol
El alcoholismo mata a 2,5 millones de personas por año, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

 

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here