Inicio Realidad Global El Papa llama...

El Papa llama a la cercanía con el prójimo

Compartir
El Papa defendió a la Teología de Liberación como propuesta.

(SAN JOSÉ, COSTA RICA, 22 DE ENERO, 2016-EL JORNAL). El Papa Francisco hizo un llamado a la iglesia de la “cercanía”, de lo concreto, de estar al lado del prójimo, en una amplia entrevista y en exclusiva con EL PAÍS España.

Francisco insiste a lo largo de la conversación con los periodistas Antoni Caño (director de EL PAÍS) y Pablo Ordaz (corresponsal) en la importancia de lo concreto y para ello en una de sus respuestas se vale de la historia del buen samaritano y del compromiso:

“A mí me gusta pensar mucho en el dueño del hotel al que el samaritano llevó a ese hombre al que los ladrones lo habían molido a palos después de robarlo en el camino. El dueño del hotel sabía la historia, se la contó el samaritano: había pasado un cura, miró, llegaba tarde a la misa y lo dejó tirado en el camino, no quería mancharse con la sangre porque eso le impedía celebrar según la ley. Pasó el abogado, el levita, vio y dijo: “Uy, yo no me meto acá, el tiempo que voy a perder, mañana en los tribunales haré de testigo y… No, no, mejor no te metas”. Parecía nacido en Buenos Aires, y dio la vuelta así, que es el lema de los porteños: “No te metas”.

En relación con esa cercanía, Jorge Bergoglio insiste:

“Con respecto a la Iglesia, yo diría que la Iglesia no deje de ser cercana. O sea, que procure ser continuamente cercana a la gente. La cercanía. Una Iglesia que no es cercana no es Iglesia. Es una buena ONG. O una buena organización piadosa de gente buena que hace beneficencia, se reúne para tomar el té y hacer beneficencia… Pero lo que a la Iglesia la identifica es la cercanía: ser hermanos cercanos.

Todo, insiste el Papa, lo vive él a la luz del Evangelio que es su guía, aunque no sabe si terminará en el infierno, como dice con humor al final del encuentro:

“Porque Iglesia somos todos. Entonces, el problema que siempre hay que evitar en la Iglesia es que no haya cercanía. Ser cercanos todos. Cercanía es tocar, tocar en el prójimo la carne de Cristo. Es curioso, cuando Cristo nos dice el protocolo con el cual vamos a ser juzgados, que es el capítulo 25 de Mateo, es siempre tocar al prójimo: “Tuve hambre, estuve preso, estuve enfermo…”

La frialdad del católico medio, del que se ocupa solo de sus problemas y mira para otra parte es objeto de preocupación por parte del Papa:

“No. Cuidalos de la mundanidad; cuidalos del mundo. Lo que anestesia es el espíritu del mundo. Y entonces el pastor se convierte en un funcionario. Y eso es el clericalismo, que a mi juicio es el peor mal que puede tener hoy la Iglesia”. 

 

 

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here