Inicio Opinión Veinte años d...

Veinte años del Colegio de Sabanillas

Compartir

Luis Durán Gamboa*

(SAN JOSÉ, COSTA RICA, 24 DE ENERO, 2016-EL JORNAL). Como educador tuve la oportunidad de trabajar en el distrito de Sabanillas hace 30 años. Después, como diputado en el período 96-98, me tocó liderar el proceso de creación del Liceo de Sabanillas, un esfuerzo que cambiaría para siempre la suerte de sus jóvenes y de los pobladores en general.

Todo sucedió muy rápido y para lograr la apertura del colegio se necesitó de la participación activa de la comunidad. Hubo que correr a abrir códigos para los profesores, buscar el lugar para erigir las instalaciones y  se necesitó de credibilidad para involucrar a los pobladores, quienes para entonces ya estaban cansados de falsas promesas.

Hoy, a 20 años de su creación, el Liceo de Sabanillas permite que decenas de jóvenes continúen sus estudios y se convirtieran en profesionales.

La creación del Liceo fue un momento histórico y hoy se recogen sus frutos. Para comprender la magnitud de lo que significaba abrir un colegio en Sabanillas, hay que recordar que los pocos jóvenes que venían al Colegio de Acosta, a diario tenían que hacer una media de 48 kilómetros, entre ida y vuelta, y muchas veces, ya llegaban a sus casas a eso de las nueve de la noche.

Era un enorme sacrificio y a la vez un privilegio para muy pocos. Hoy eso ha cambiado. Con una matrícula promedio de 250 alumnos, el Liceo de Sabanillas, es una puerta al conocimiento y al desarrollo personal de muchos jóvenes, que, con el paso de los años, se convierten en líderes de sus familias.

Eso por cuanto familias de Cangrejal, Naranjal, Las Limas, Bijagual, Sabanas, Zoncuano, Teruel, y otros poblados, se benefician de la educación que reciben sus hijos.

“Obras son buenos amores”, dice el adagio popular y como diputado pude honrar a quienes me dieron ese privilegio, y, contribuir, como gestor, con un granito de arena que hoy en día se vislumbra como un gran logro de la comunidad de Sabanillas.

Desde ya felicito a los pobladores de ese distrito y al cantón de Acosta en general, y a las decenas de sus hijos que hoy son ciudadanos de bien y que dieron sus pasos en las aulas del Liceo de Sabanillas.

¡Que este centro educativo siga creciendo: lo soñamos y lo conseguimos!. Reciban mi felicitación y que vengan muchas celebraciones en el futuro.

 

 ————

*Exdiputado y exalcalde de Acosta.

Las opiniones de los colaboradores no reflejan, necesariamente, la línea editorial del periódico.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here