Inicio Opinión Pajareando Sin los zonch...

Sin los zonchos estaríamos llenos de podredumbre por todo lado

Compartir

(SAN JOSÉ, COSTA RICA, 19 DE MAYO, 2017-EL JORNAL). Cuando salimos a “Pajarear”, generalmente tenemos aves que son seguras de aparecer en la lista de aves observadas.

Si miramos hacia el cielo, podemos observar, casi que, con cierta seguridad, los zonchos planeando sobre nosotros. Estas aves que, aunque no muy vistosas, cumplen en la naturaleza una gran función.

En esta ocasión comentaremos sobre el “Zopilote Cabeza Roja” (Cathartes aura), de la familia de las carroñeros, uno de los más comunes en nuestra región junto con el “Zoncho” (Coragyps atratus) y el “Zopilote Rey” (Sarcoramphus papa).

SE VENDE LOTE EN EXCLUSIVA ZONA RESIDENCIAL DE ACOSTA

Todas sus plumas, totalmente negras, su cabeza desnuda de color rojo igual que sus patas. El pico, con forma de gancho, color blanco. En vuelo, las plumas de sus alas por debajo son grises.

Vuela a baja altura, en parejas o solitario, planeando sobre los árboles y áreas abiertas, en busca de carroña. Excelentes planeadores y muy diestros en su vuelo, lo hacen a contra viento, para percibir los olores de los animales muertos, de ahí que su olfato es uno de los más desarrollados dentro del mundo animal, también consumen frutas muy maduras.

Se encuentra en casi todos los hábitats, desde zonas boscosas, áreas abiertas y poblados. Del Zopilote Cabeza Roja hay dos razas; migratorias y residentes. Cuando es la migración de otoño, entre setiembre y abril, provenientes de Norteamérica (Estados Unidos y Canadá), pasan sobre nuestro territorio, en grandes bandadas, que generalmente son de millones que van hacia el Suramérica.

En ocasiones, los podemos observar perchados sobre un tronco o rama expuesta, con las alas abiertas recibiendo el calor del sol.

Los zopilotes son fundamentales dentro de la ecología, ya que tienen la gran función, junto con sus parientes de familia, de “limpiar” los restos de animales muertos. Un ave que, por su color y función, no está amenazada, ya que nadie la caza ni le puede quitar su alimento.

 

*Observador de aves. 

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here