Decadencia y ...

Decadencia y confusión

Compartir

 

EDITORIAL

(SAN JOSÉ, 09 MAYO, 2014-EL JORNAL). El Partido Liberación Nacional (PLN) no puede disfrazar de nada la “renuncia a la campaña electoral” anunciada por su candidato a la presidencia Johnny Araya Monge, porque con ello lo que revela es la decadencia de un partido que no ha sabido mirar hacia adentro y escarbar en los errores que lo alejaron de sus principios fundamentales.

Con la “salida” de Araya de la lucha por la presidencia, se corona una campaña electoral que refleja la falta de valores que predominan en el país: ya no importa la dignidad, el compromiso, la lealtad. No, todo es efímero, tan efímero como la información que circula en las redes sociales.

Primero fue el médico Rodolfo Hernández quien renunció a su candidatura y volvió 24 horas después, y ya antes Rodrigo Arias había hecho lo suyo. Esto es, como decía Isaac Felipe Azofeifa, un eterno carnaval, lunes, martes, miércoles, jueves, viernes, sábado, domingo, y que vuelva otra vez el juego, ya sabemos que la historia es un eterno retorno como decían los griegos y más tarde ratificó Nietzsche.

Tan mal está el PLN que escogió a un candidato que no resistió el ácido de la campaña y renunció en el primer “round”, y con ello le da  un soberano golpe a la institucionalidad de un país en el que todo es relativo y en el que nada importa, ni siquiera el respeto al contendiente.

Estamos en la Costa Rica del eterno vacilón. No nos extrañemos si todavía quedan más sorpresas en esta campaña, en la que incluso el candidato de la izquierda, con el afán de ganarse unos votitos, renegó de su condición.

Palabras al viento. Palabras gastadas. Hay que rescatar el lenguaje del compromiso, de la honorabilidad y de la lealtad, en momentos en que la patria naufraga ante nuestros ojos.

 

 

Dejar una respuesta