Inicio Cultura La era pos Ch...

La era pos Chávez

Compartir
Hugo Chávez marcó una época de cambio en Venezuela y América Latina.

 

Análisis

Rafael A. Ugalde Quirós 

rafaelangelu@yahoo.com

 

(SAN JOSÉ, 07 DE MARZO DE 2013). La presencia de 22 Jefes de Estado en las exequias  de quien gobernó 14 años  Venezuela, Hugo Chávez Frías, reveló que “ el hombre llanero”  proveniente de un hogar de limitados  recursos   y de profundo catolicismo, nunca dejó indiferente a nadie.

Directo, locuaz y con un raro carisma provocador de admiración o repulsa, hicieron  del “comandante” la inspiración innegable  de organizaciones regionales como la Alianza Bolivariana (ALBA) y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y el Caribe (CELAC).

El dirigente latinoamericano chileno, Ricardo Jiménez, nos fotografiaba  recientemente la personalidad de Chávez, en ocasión  de una de las primeras citas continentales ( abril 2010), tendientes a cohesionar  los movimientos populares pro independencia real de nuestras naciones.

En algún momento, rememora Jiménez, llegó a mi sitio y en él permaneció como siete minutos y me dijo:  “Tú sabes que yo estuve una vez ya, como presidente, en Chile, en época de Bachelet, pero no pude estar como yo quería, con la gente, con los movimientos, con los indígenas”.

“Y ahora menos”, le dije yo y todos rieron, porque recién había ganado las elecciones en Chile el millonario pinochetista Piñera. “¿Y cómo estás tú?”, me dijo. “Las cosas están complicadas, pero ahí se sigue”, le dije. “Pero tú, tú cómo estás”, me insistió. Entonces recordé algo que él había dicho hace un rato al hablar con una compañera ecuatoriana.

Había recordado la época neoliberal de Venezuela y dijo “en ese tiempo el pueblo venezolano estaba muerto, muerto y enterrado y después resucitó”. Le respondí: “Como usted dijo, Presidente, el pueblo chileno está muerto y yo espero que resucite”. Él me abrazó y me dijo al oído: “El corazón me dice que el pueblo chileno va a resucitar”.

ESO LLAMADO “CHAVISMO”

Una dama venezolana, de esas que dejan la sensación de vivir en los llamados spa, de unos 20 años y  residente en Estados Unidos, el  6 de marzo, por  CNN en  español, dijo algo sobre los dotes de Chávez. No lo lloro, dijo, nos hizo mucho daño. Nos dividió, agregó. En sentido parecido informó El País de España,  al consignar que: “Parece más que improbable que su sucesor, el que fuere, concite el apoyo suficiente para hacer tolerables por mucho tiempo a los ciudadanos los enormes desequilibrios económicos, la escasez cotidiana, la extendida corrupción o la violencia urbana”.

Y más directo resultó el  USA Today, al publicar que “pocos estadounidenses lamentarán la muerte de Hugo Chávez, el carismático líder izquierdista que, incansable, fue hostil a este país durante los 14 años en los que estuvo al frente de Venezuela…”, ( ( diario La Nación 6/3/2013).

 La misma mentira que desde   Simón Bolívar encumbren con manto de verdad. El diario El País olvidó- ¡qué coincidencia, los franquistas olvidaban con regularidad hechos históricos de trascendencia¡- que la pobreza  no vino con Chávez.

Por el contrario, según la Comisión Económica para América Latina (CEPAL), su gobierno la redujo en 20 puntos, sin lugar a dudas, gracias a los repuntes del precio internacional del petróleo que esta vez no fueron a las cuentas privadas, sino a combatir los tugurios y las faltas de oportunidades.

¿O es que en los gobiernos socialcristianos y socialdemócratas de COPEI y AD no hubo pobreza, no la fomentaron para obtener del hambre y la miseria mano de obra barata? ¿ No hubo violencia social, delincuencia etc.? ¿Con quiénes llegó la corrupción al Nuevo Mundo?  Una verdad a medias, siempre es una mentira.

Resulta ilógico pensar que muchos estadounidenses lamentarán la muerte “del carismático líder izquierdista”. Chávez murió y detrás de las palabras de pésame que Washington envió a Caracasa pocas horas después de su deceso,  hay detalles que son verdades a medias. No lamentan la muerte de Chávez, diría que,  hasta hubo  alegría en la Casa Blanca.

Venezuela es una nación que por su condición geográfica y sus recursos naturales tuvo la dicha o la desventura de ser estratégica. Un futuro triunfo de Herinque Capriles en las elecciones venezolanas, como apuesta desde ahora Washington,  provocaría la ruptura del aislamiento de la Casa Blanca en el cono sur.

Hoy Estados Unidos  solo tiene de aliados en esa zona, principalmente,  a Chile, Colombia y Paraguay, este último gracias al golpe de Estado del que se hizo la vista gorda Obama y su equipo. El gran Área de Libre Comercio (ALCA), mediante el cual los norteamericanos se garantizaban el absoluto control del comercio regional, ante de que surgiera el ALBA, recobraría fuerza y, sobre todo, retornaría  al cono sur la vieja política del redil: un simple memorándum, generalmente escrito  en inglés, decía a las naciones con quien comerciar, con quien establecer relaciones diplomáticas, qué producir,  y sobre qué temas discutir.

La república islámica de Irán, que se dispone a hacer inversiones en la zona, resultaría la más golpeada. No así Cuba,  son  60 años de  experimentar  las ideas del prócer Martí y sobrevivir bajo el acoso del imperio.

Sin embargo, como dicen nuestros labriegos, una cosa hace el asno y otra piensa el jinete. El “chavismo” como el “sandinismo” tienen su propia cohesión, gústenos o no. Pueden perder unas elecciones por diversas coyunturas. Cometerse errores. Puede perseguirse con fusil en mano las ideas, como sucedió durante más de 50 años con Sandino y Bolívar, pero sus idearios  están latentes y de pronto retoñan entre los pobres, entre los descamisados y gente sin tierra,  con fuerzas incontrolables. Estos fenómenos son imposibles de asimilarlos por periódicos  como El País de España, el estadounidense  Usa Today o cualquier otro “analista” nacido en cuna de oro. Nunca lo van a entender. ¡Es más fácil que un carroñero entienda y cambie de dieta.

Periodista, Abogado y Notario UCR.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here