Inicio Opinión Pajareando Hay una fuert...

Hay una fuerte caza de El Gallito en la región

Compartir
El Gallito tiene un canto extraordinario, pero es un ave muy cazada en la región. (FOTO ADILIO ZELEDÓN PARA EL JORNAL)

 (SAN JOSÉ, COSTA RICA, 24 DE NOVIEMBRE, 2017-EL JORNAL). El Gallito, por su hermoso canto, es una de las aves más buscadas en la región, no obstante, es usual observarlas en jaulas, lo que atenta contra desarrollo natural y su belleza.

Cuando salimos a “Pajarear”, procuramos buscar ecosistemas propios de las especies que esperamos observar. En el trayecto, debemos atravesar pequeños pueblos o casas dispersas, enclavados en las filas montañosas de nuestra región.

Esta práctica ha cambiado de manera significativa, gracias a la divulgación del valor de las aves por expertos, pero todavía se requiere una mayor vigilancia por parte de las autoridades.

En América Latina, por ejemplo, Costa Rica junto con Colombia y Perú, entre otros, es un país con una gran riqueza de avifauna.

También debemos atravesar áreas abiertas, con repastos, campos de cultivos y otros en regeneración. Esto nos da una variedad de ecosistemas, donde la diversidad de especies, flora y fauna son abundantes.

En la mayoría de estos ecosistemas, encontramos un ave muy en particular, en los bordes del camino, pastizales y charrales. 

El “Gallito” (Tiaris olivaceus), de la familia de los semilleros, es de las aves más comunes que se pueden apreciar. De tamaño pequeño, con su plumaje verde oliva sobre su dorso y alas. Cabeza, pecho y abdomen negro opaco. En su cara presenta dos manchas amarillas a manera de cejas y sobre su garganta similar, dándole un aspecto de estrella, ya que es un amarillo brillante, dándole un toque muy llamativo.

Su canto se compone de trinos rápidos, finos y claros, los que emite constantemente desde una percha en un arbusto. Usualmente los machos se agrupan a entonar sus cantos al frente de las hembras. Otros semilleros se les unen en busca de alimento, el cual consiste en semillas de los zacates y otros bejucos, ocasionalmente consumen insectos pequeños.

Como una mala cultura popular es común observar, en algunas casas, en sus corredores, jaulas con aves, donde la más común es “El Gallito”. Esta avecita, por su elaborado y variable canto, es acosada en su hábitat para ser puesta en jaulas. La mayoría de las casas de los poblados que atravesamos se puede escuchar el canto de este pequeño prisionero.

Cultivemos la buena cultura de apreciar las aves en su hábitat y no en jaulas.

*Turismo Ornitológico

SE VENDE CASA EN SAN GABRIEL DE ASERRÍ

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here